miércoles, 30 de abril de 2014

EL PARO NO PARA

                        Aunque cada uno interpreta los datos según le conviene, para el común de los mortales, acosados por semejantes informaciones contradictorias, el paro no para. La tasa de población activa, la de paro real, el nuevo marco macroeconómico, la comparación progresiva o temporal, la afiliación real y la EPA, entre otra serie de referencias e indicadores, permiten hacer valoraciones tan dispares que quien no está contento es porque no quiere, salvo los millones de personas que, desempleados (muchos de ellos sin ningún tipo de ayuda), siguen amargados. Gobierno, sindicatos, partidos, medios de comunicación, patronal y asociaciones en general siguen enzarzados en interpretar los datos, según su interés, y, sobre todo, la proyección de éstos de cara al futuro, al extremo de que los legos en la materia puedan dejarse llevar por el mejor postor. En fin, según la recién publicada EPA del primer trimestre es posible, por tanto, un nuevo descenso del empleo, en tanto que el nuevo cuadro macroeconómico incluye una mejora en la tasa de paro, aunque, no obstante, se deba más a un descenso de la población activa y a los trabajos precarios que a un regreso del empleo destruido por la crisis. Así, se puede leer que España toca fondo con la destrucción de 2.000 empleos diarios, que el número de empleos es el más bajo desde 2002, que el paro bajó pero se destruyeron 184.600 empleos, que la población activa cae en 424.500 personas por el desánimo, o que habrá que esperar a 2017 para tener una tasa de paro inferior al 20%, en tanto que España crecerá 16.500 millones más de lo que prevé Moncloa hasta 2015. Al final una verdadera ceremonia de la confusión.
            Tampoco para el espectáculo bochornoso a que nuestros parlamentarios nos tienen acostumbrados con más frecuencia que la deseada. Populares y socialistas se enzarzan, una vez más, en el Congreso de los Diputados, a causa de la corrupción. ¡Cómo si, unos y otros, no tuvieran motivos más que suficientes para callarse! En esta ocasión, los sobresueldos que Soraya, la socialista, imputa a la otra Soraya, la popular, quien, indignada por la acusación (según el PP, infundada), tras negar las acusaciones y verter algunas sobre su oponente, estalla de rabia en los pasillos diciendo textualmente a un grupo de periodistas: “en mi puta vida he cobrado un sobre”. En fin, ya sabemos por dónde van a ir los tiros en la campaña electoral. Lo paradójico es que lo protagonicen quienes por decencia e higiene democrática debieran pedir perdón a los ciudadanos por el tufo de corrupción que albergan en sus respectivas filas. Tanto socialistas como populares debieran pensar que, justo en temas de corrupción, no son los más idóneos para dar la mínima lección. Basar la petición de voto en acusaciones mutuas de corrupción es el peor de los argumentos para convencer a los ciudadanos por cuál de los dos partidos inclinarse. En todo caso, lo más adecuado sería, si existen documentos que lo justifican, presentar denuncia judicial para que concretamente el afectado pague por sus fechorías. Seguir la estrategia del rumor, con la que está cayendo en ambos partidos (y en el resto), es la más torpe e irresponsable decisión.
            Y mientras los rectores claman contra la inequidad, exigiendo al Gobierno que devuelva los campus a la situación previa a la crisis (ya lo quisieran los autónomos, los hospitales, los pensionistas y casi todo bicho viviente), la Secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, afirma que se ha invertido mal en educación ya que el 70% del gasto educativo ha ido a pagar sueldos de profesores, abriendo así un revuelo de cuidado. Habrá que ver si los datos se ajustan o no a la realidad ya que, en caso de ser cierto, simplemente desvela lo obvio. Y habrá que ver asimismo lo que al respecto se hace en los demás países de nuestro entorno antes de entrar en un maquiavélico revuelo, a favor o en contra, de lo que realmente pretende Gomendio con sus declaraciones.
            En otros asuntos, mientras Aznar planta a su partido pese a que se le ha invitado a dos mítines, se desvela la noticia de que el líder de la comunidad paquistaní en Cataluña, un tal Khalid Shabaz, islamista radical, formaba parte de las listas de CiU al Parlament. Lo que le faltaba al bueno de Artur Mas, un radical más en su entorno político. Y a los franceses, sólo les faltaba, que, como ha sucedido, la Asamblea apruebe el ya conocido como histórico plan de recortes que su primer ministro socialista Valls anunció recientemente, superando obviamente, las divisiones en sus propias filas. El Gobierno francés, como otros tantos gobiernos, pone los pies en la Tierra.
            Quien no sabemos si bajará de la nube es el Real Madrid que en un memorable y casi perfecto partido doblegó anoche por 0-4 al Bayern de Munich de Guardiola, consiguiendo así convertirse en el primer finalista de la Champions, a la espera de lo que haga el Atlético de Madrid frente al Chelsea de Mouriño. Enhorabuena a los madridistas y a todo el mundo del futbol por el magnífico espectáculo que Bayern y Real Madrid nos regalaron.

                                               Jorge Cremades Sena