miércoles, 6 de agosto de 2014

¿ADELANTO ELECTORAL EN CATALUÑA?

                        Es la pregunta que muchos se plantean ante el callejón sin salida en que Artur Mas ha metido a Cataluña y, de rebote, al resto de España. Aunque mantiene para Noviembre la consulta ilegal de independencia, sus socios de ERC no le permitirían lo contrario; aunque él habla de legalidad de la misma al pretender ampararse en la ilegal “ley catalana”, no entiende que los parlamentos autonómicos tienen sus limitaciones en materias que no son de su competencia; y, aunque CiU ya está por debajo de ERC en las encuestas, asumiendo todo el coste de su irracional proyecto, parece ser que, si Oriol Junqueras sigue dándole la espalda, negándose ERC a entrar en el Govern, Artur Mas adelantará las elecciones, probablemente para celebrarlas en marzo, tras prohibirse, como es previsible (lo contrario sería la liquidación definitiva del estado de derecho) la ilegal consulta, corriendo él solito con el coste antidemocrático y totalitario de, saltándose la legalidad, mantener la tozudez de convocarlas a pesar de todo. En todo caso, en pleno caos por el escándalo del clan Pujol, mientras sigue manteniendo que la fortuna y los negocios de los Pujol son asunto “privado”, presume de que la salida de la crisis de España se la debemos a Cataluña, donde, obviamente, las cosas se hacen mejor, omitiendo que ha recibido del Estado más de 40.000 millones de euros, que, entre otras cosas, le permiten mantener la orgía de gastos que supone su aventura soberanista. En fin, es el más cínico estilo del nacionalismo independentista: cuando las cosas van mal la culpa es de otros, en este caso de la España que nos roba, y cuando las cosas no van tan mal, a pesar de conocerse que quienes les roba son sus propios dirigentes y sus aledaños, el mérito es propio. Lo triste es que, en este país, hasta el propio Gobierno reconoce que el éxito de la reforma fiscal dependerá de las autonomías, siendo este guirigay institucional la verdadera tragedia del Estado Español.
            Entretanto, un hallazgo sorprendente pone de relieve hasta qué extremo pululan en España a sus anchas los sinvergüenzas. Nada menos que en el buque escuela de la Armada Juan Sebastián Elcano, se han hallado 127 kilos de cocaína, que se suman a la detención de tres marineros hace un mes por tener drogas, mientras se buscan cómplices y se investiga para esclarecer los hechos. Es por tanto pertinente y oportuna la pregunta de UPyD al Gobierno por la corrupción en el Ejército y por el teniente en huelga que lo denunció. ¡Éramos pocos y parió la abuela! Sólo falta que una de las instituciones más valoradas por los ciudadanos decida, como las demás, encauzarse por la senda de la sinvergonzonería.
            Y, como era de esperar, mientras el ébola vacía las calles de Sierra Leona ante los estragos causados por la epidemia, el misionero español infectado por la enfermedad en Liberia será repatriado de urgencia para ser internado en La Paz y tratado según los protocolos de máxima seguridad establecidos por la OMS. Sanidad asegura que los riesgos de posible contagio en España son “muy bajos”, en tanto que el afectado, Miguel Pajares, que se encuentra en estado muy grave a sus 75 años de edad y permanece en cuarentena en la clínica de Liberia donde combatía el virus, dice que su labor “mereció la pena”. Es por tanto lo mínimo, como dije ayer, que se puede hacer por este hombre de bien, además de desearle una recuperación por más que parezca milagrosa.
            En asuntos no dolorosos, ni preocupantes, mientras don Juan Carlos recibirá un homenaje en la investidura del presidente colombiano Santos, a cuyo evento asiste nuestro ex monarca, su hijo el Rey Felipe con su familia, siguiendo la tradición, se fotografían en los jardines del palacio de Marivent en Mallorca, donde va a disfrutar de unos días de descanso vacacional, manifestando que “Mallorca es un trozo de cielo en la tierra”. En efecto, un trozo de cielo entre los muchos que hay en nuestra querida España a pesar de que nos empeñemos en convertirlos en infiernos.
            Y, hablando de infiernos, el de Gaza se da un respiro. Israel se retira de la zona para negociar con los palestinos una tregua que sea duradera. Esperemos que ningún intransigente perturbado cometa ninguna fechoría intolerable que sirva de excusa a unos u otros para reanudar el conflicto bélico. Seguro que habrá más de uno que eso es lo que desearía y se sentirá frustrado por este pedacito de titubeante paz.

                                                Jorge Cremades Sena