viernes, 8 de agosto de 2014

REPRESALIA RUSA, LO QUE FALTABA

                        Por si la recesión económica de Italia no fuera preocupación suficiente sobre el crecimiento europeo, viene ahora Rusia y, en represalia por las sanciones que europeos y norteamericanos le han impuesto por su actuación en la crisis de Ucrania, decide hacer lo propio y prohíbe las importaciones de alimentos frescos procedentes de la UE y de EEUU que perjudican obviamente las expectativas exportadoras de diversos países, entre ellos España, que será el quinto país más afectado de la Unión, por detrás de Polonia, Lituania, Países Bajos y Alemania. Si en 2013 las exportaciones españolas de alimentos a Rusia fueron por un valor de 440 millones, preocupa, especialmente en el sector agrícola, la salida de dichos productos, pues las sanciones afectarán a todos los productos agrícolas excepto cereales, azúcar, café, té y otras bebidas, aceites de semillas y piensos, con lo que las represalias de Putin ponen en grave peligro las exportaciones españolas. Es el coste inevitable de este mundo globalizado e interdependiente, aunque, por pura supervivencia y estabilidad del mapa político internacional, los países desarrollados no puedan quedarse de brazos cruzados ante injerencias graves de un estado en la integridad territorial de cualquier otro estado soberano, reconocido como tal por la Comunidad Internacional, tal como sucede en Ucrania. Hacer la vista gorda a semejantes agresiones supondría poner en riesgo la paz y la estabilidad mundial. Por su parte EEUU manifiesta que quienes van a pagar la factura de la reacción de Putin serán los rusos que verán restringido el acceso a determinados alimentos frescos.
            Y mientras sigue la polémica por el asunto de la repatriación del misionero infectado de ébola, cuyo coste de unos 500.000 euros asumirá el Gobierno, tras dudar si compartirlos con la orden religiosa o incluso cobrárselos en su totalidad, que unos aplauden y otros critican (hay recetas e intereses para todos los gustos), EEUU felicita a España por la decisión adoptada por el Gobierno. Lo realmente importante es que el padre Miguel sigue estable y sor Juliana ha dado negativo en las pruebas de ébola.
            También es importante que Pujol haya salido de su escondite, manifestando a los periodistas que está “a disposición de la Justicia y de Hacienda” pero que está pensando si comparece o no voluntariamente en el Parlament, tal como le pide toda la oposición al gobierno de Artur Mas. Todos, incluso ERC, que anuncia que en caso de que no comparezca solicitará incluso, o se sumará, a la creación de una comisión de investigación parlamentaria. Y ya se sabe, en Cataluña lo que diga ERC va a misa. Por ello no se entiende bien el mensaje del conseller de Territorio, Santi Vila, en el sentido de que, si el TC prohíbe la consulta, la Generalitat no sacará las urnas. En roman paladino, que no habrá consulta ilegal, pues sería un “divertimento” sin “interés político” alguno. Como ven, algo se está moviendo en Cataluña a medida que se acerca la fecha de la ilegal consulta. Algunos tienen bien claro posicionarse de antemano, especialmente tras el escándalo de los Pujol, genuinos representantes del nacionalismo catalán, derivado hoy hacia el independentismo. Si las encuestas, como la de NCReport, además apuntan que, en caso de celebrase la ilegal consulta, los partidarios del “no” a la independencia, el 43´7%, ya superan a los partidarios del “sí”, el 39´7%, tras subir cinco puntos desde diciembre, el aliciente sobre el desenlace final está servido. Algunos piensan que la independencia se desinfla en pleno “caso Pujol”. Yo pienso que no, de qué vivirían ERC, CiU y compañía si se les acabara el chollo. Cuestión distinta es que se desinfle Mas y CiU.
            Y mientras la compraventa de viviendas se va recuperando, aunque sea a costa de la segunda mano, y un juez investiga el “trato degradante” en la valla de Melilla, admitiendo la querella de tres ONG contra la guardia civil y los agentes marroquíes, el Tribunal Supremo avala a un padre que sacó de su testamento a sus descendientes, creando jurisprudencia sobre un asunto controvertido, la posibilidad de desheredar a tus propios hijos. La citada sentencia supone desheredar por maltrato sicológico a tus descendientes directos, al extremo de que los hijos que abandonen a sus padres pueden ser desheredados a partir de estos momentos. Ya era hora que se hiciera justicia contra esos padres que, trabajando toda su vida para conseguir un patrimonio mayor o menor, al final de sus vidas se ven abandonados y maltratados de palabra y de obra por sus propios hijos, que sólo esperan su muerte para heredar sus bienes que, desde el más puro sentido común, no merecen.  
            Finalmente, mientras Argentina demanda a EEUU ante La Haya por los “fondos buitre”, la yihad cambia la mezquita por el móvil para captar a adolescentes para su causa. Nada mejor que aplicar el dicho de si la montaña no viene a Mahoma, Mahoma irá a la montaña. Es decir, si las cosas no se dan de la forma en que pensamos, esforcémonos más para obtener los resultados deseados. Las nuevas tecnologías posibilitan dicho esfuerzo, mucho más directo y eficaz. Que le pregunten a Podemos. Bueno, o a los islamistas radicales.

                                                Jorge Cremades Sena