domingo, 3 de agosto de 2014

DEL “ESPAÑA NOS ROBA” AL “PUJOL NOS ROBA”

                        “Si Pujol no se hubiese apartado lo habríamos hecho nosotros”, dice tajante Josep Rull, Coordinador de CDC. A buenas horas, mangas verdes. Durante más de treinta años, nada de nada. Nadie sabía nada, ni dentro ni fuera de CDC o de CiU. Ni dentro ni fuera de la Generalitat. Ni siquiera con aquel claro primer aviso del “caso Banca Catalana” o con aquel claro reproche, en sede parlamentaria catalana, del famoso 3% como el principal problema de los nacionalistas. El alto y desorbitado nivel de lujo de los hijos del ex president, era por arte de magia. Nada que ver con el rumor general. Hoy, a pesar de que el juez Ruz, rechaza nada menos que 9 de las 12 peticiones policiales de investigar a Pujol Jr, Interior estima que el clan Pujol tiene una fortuna de unos 1.800 millones de euros, pues, sólo en Andorra, han acumulado más de 500 millones, que están desviando a Luxemburgo y, según un informe, el dinero procede de “todo tipo de acciones delictivas”. Al final, se desenmascara la mascarada nacionalista, hoy claramente independentista, que, en buena lógica, debiera pasar del “España nos roba” al “Pujol nos roba”, tras la propia confesión del patriarca Pujol, preparada con su hijo a espaldas de Mas (¡sálvese quien pueda!), creyendo que con ello ralentizaría una investigación que les pisa los talones. La instrumentalización del nacionalismo es un hecho indiscutible. El negocio para algunos, también; no sólo el político, sino también el económico.
            Por todo lo anterior, y lo que queda por conocer, no extraña que, según una encuesta de NCReport, los catalanes crean mayoritariamente que el “caso Pujol” desacredita la independencia, ya que sólo el 34% considera que la fortuna oculta de los Pujol no afecta al desafío de Artur Mas y compañía; en todo caso, demasiados, aunque sean minoría, que siguen sin caerse del guindo. No obstante, el 78´5% se siente estafado y el 62´1% señala las comisiones como origen del dinero. Es decir, la gran mayoría sabe de qué va la vaina, aunque el caldo de cultivo independentista, al menos en ese tercio de catalanes que, estafados o no, entienden que la estafa no afectará al plan ilegal de Mas, permite a los Pujol, al margen de lo que dilucide la Justicia, una cierta tranquilidad en su refugio de la Cerdaña, donde se “esconde” el deshonorabilizado ex president. En Queralbs, pueblo de la familia de Marta Ferrrusola situado en la comarca de Ripollés, suelen ser condescendientes con las fechorías de los Pujol, considerando muchos que “todos roban, pero él ha hecho cosas buenas por nuestro país”. Inexplicablemente, como ven, hay quienes no tienen remedio y, obviamente, tienen más que merecido determinados gobernantes, aunque Cataluña mayoritariamente esté conmocionada por el escándalo. Entretanto, Durán se dispone a liderar el nacionalismo moderado. ¿Es que hay nacionalismos moderados? Bueno, en Cataluña, es posible casi todo. ¡Ah, y en Euskadi también! Ahora resulta que los “duros” de Batasuna, al no temer la ilegalización, reforman su primera línea. Al final, no es ni en Cataluña, ni en Euskadi, sino en España, de la que forman parte, donde es posible casi todo. En otros Estados no permitirían ni la décima parte de lo que aquí pasa.
            También parece posible, en este caso para bien, la salida de la crisis, al extremo de que Rajoy, ante los buenos datos económicos y la evolución de los mismos, no piensa hacer cambios en su Gobierno, ni adelantar las elecciones, confiando en la Economía para ganar y mejorar apoyos electorales. Hasta confía en que Artur Mas no convoque una “consulta ilegal” y que cumplirá la ley con lo que no peligra la unidad de España, mientras Pedro Sánchez, el líder socialista, le dice que “necesita pisar más la calle”. Si Rajoy considera que este es “el año de la recuperación” y que “el crecimiento ha venido para quedarse”, confirmando la revisión al alza del PIB y del empleo, Sánchez le culpa del desempleo, achacándole que hay 800.000 parados más y que los 25.000 millones extra por las subidas de impuestos han “empobrecido a las clases medias”. Ni tanto, ni tan calvo. Convendría que sobre el empleo se pusieran de acuerdo, pues, según la EPA, ya se está cerca del nivel de paro heredado en 2011 y, en todo caso, con más de cinco millones de parados, responsabilizar a este gobierno de tan grave asunto, cuando se está reduciendo el desempleo, parece excesivo y demagógico. Convendría también que, teniendo razón Sánchez en lo de las clases medias, Rajoy reconociera que, sin cambiar el rumbo en este asunto, la recuperación será mucho más lenta, aunque, al parecer, ya ha anunciado que en lo que queda de legislatura, afrontará dicho problema. En todo caso Sánchez, que quiere “que el PSOE sea ese partido de izquierdas que atrae al centro”, acierta al desmarcarse de ciertos tópicos demagógicos cuando afirma que “una de las razones de la crisis de 1929 fue no rescatar los bancos” o que “en sectores como finanzas, energía, telecomunicaciones, hay concentración de poder”.
            Fuera de nuestras fronteras la extensión del ébola por varios países africanos alarma a la Comunidad Internacional. La OMS estudia elevar el nivel de alerta ante la rápida propagación de la epidemia, mientras en EEUU ya hay un caso de contagio, el de un médico que luchaba contra la enfermedad en África y ha regresado a su país, donde se han activado protocolos para prevenir el contagio, al igual que Sanidad ha hecho en España. Por lo demás, mientras grandes bancos internacionales se movilizan para superar el impago de Argentina y la Justicia de EEUU insiste en que ha suspendido pagos, lo que niega Kirchner, el juez acusa a la presidenta de mentir sobre “default”. En Israel, mientras fracasa la tregua de 72 horas en Gaza, que apenas dura dos horas, por la reacción del ejército israelí a la captura por Hamás de un oficial israelí, causando más de 70 muertos, tras la matanza Israel se repliega de Gaza, dando un cierto respiro, pero mantiene su ofensiva. Y, mientras las sanciones a Rusia pueden rebajar a la mitad el crecimiento europeo (una pésima noticia sin lugar a dudas), Francia reduce casi a la mitad sus regiones, suprimiendo así 4.000 cargos y ahorrando 12.000 millones de euros con semejante reforma regional. No estaría de más que tomáramos nota en España, sus vecinos, el país con más cargos políticos y administrativos del mundo por kilómetro cuadrado. Reconocimiento por tanto al gobierno socialista francés por semejante acierto que, contrariamente a lo previsible, apenas ha generado protestas de tipo identitario. ¿Sucedería lo propio en España? Al menos, valdría la pena intentarlo.
            Y mientras el Tribunal Superior de Madrid paraliza las obras del Santiago Bernabeu, dejando en suspenso la ampliación del estadio, el Real Madrid despeja finalmente su portería quedándose con Casillas, mientras que Diego López se marcha al Mónaco. Suerte a ambos, dos magníficos porteros.
                                  

                                                Jorge Cremades Sena