domingo, 24 de agosto de 2014

NI SIQUIERA EN BROMA

                        Me sorprende una noticia que aparece en algunos medios, referente al simulacro de fusilamiento de un concejal del PP en Cataluña. En efecto, durante las fiestas de Cardedeu un grupo de trabuqueros simula un fusilamiento frente a la casa de un concejal popular con disparos de fogueo hacia ella. Coincide el episodio con la apelación de la ANC al derecho a “defenderse” con un ejército “como en la antigua Grecia”. Todo ello sin entrar en más apelaciones por el estilo de determinados grupos políticos, que olvidan que ya tenemos un ejército, el español, y que el monopolio del ejercicio de la fuerza, en caso de ser necesario, lo tiene el Estado porque así lo decidió de forma democrática el pueblo español. Ni siquiera de broma o en plan festivo se deben consentir determinadas conductas como la protagonizada en el municipio de Cardedeu, bien sea ante la casa de un concejal del PP, de CiU, ERC, PSC, ICV, Ciutadans o cualquier otro grupo político, así como si se trata de cualquier otro ciudadano, incluidos aquellos que propugnan o hacen apología de la violencia a quienes, simplemente, se les debe aplicar la ley y, si esta no existe o es insuficiente, aprobarla o modificar la que esté vigente. Son demasiados fusilamientos, paseíllos, venganzas y crímenes los que se dieron en los años previos a la última guerra civil española, por parte de unos y de otros, como para hacer bromitas o actos festivos sobre ellos. Menos aún si, como es el caso, en Cataluña se respira un inquietante momento histórico en el que algunos fomentan el rechazo, por no decir el odio, a todo lo español, incluidas las opciones políticas que, en su legítimo derecho, defienden la integridad territorial de España. Ojito pues a determinadas cuestiones que se sabe cómo empiezan pero jamás como pueden terminar.
            Y hablando de integridades territoriales, Merkel, como no puede ser de otra forma, respalda en Kiev la integridad territorial de Ucrania, mientras Rusia retira el convoy de 260 camiones enviados al este del país. Merkel que, por cierto, se reúne con Rajoy en Santiago para fijar las bases del nuevo curso político con un asunto de por medio de cierta relevancia como el nombramiento o no de Cañete como comisario europeo, al que Rajoy no renuncia. En todo caso se trata de un encuentro en circunstancias bien distintas a las de hace un año por ejemplo. España ahora gana peso en Europa, recuperando influencia internacional con las medidas anticrisis, con un PIB que, según Guindos, “se acercará al 1´5% este año a pesar del parón europeo” y con un Tesoro que ahorra 5.600 millones de euros con la bajada de la prima de riesgo, lo que equivale a la deuda de Renfe y al gasto previsto en infraestructuras. No extraña por tanto que, visto lo visto, la alemana le reconozca a su colega español que “usted sí que está en el buen camino”. Basta saber si, antes o después, se tuerce. Y, mientras un volcán islandés amenaza con oscurecer buena parte del cielo europeo (ya hay antecedentes), por lo que la UE vigilará el espacio aéreo, los europeos yihadistas de segunda y tercera generación alertan a los distintos gobiernos.
            En efecto, todas las alarmas están activadas. El Estado Islámico se ha convertido en el grupo terrorista más rico de todos los que operan en diversos lugares de nuestro planeta. Recauda unos tres millones de dólares diarios y, en la práctica, mantiene un peligroso ejército de uno 15.000 miembros. En los lugares ocupados, en que han impuesto el Califato, además de imponer el terror, los muyahidines de Al Bagdadi recaudan un ingente botín mediante el robo de entidades bancarias, apropiación de empresas, de material abandonado por el ejército, liberación de rehenes, peajes en carreteras y todo tipo de extorsiones e impuestos “en nombre de la causa”. Es la ley de la fuerza, tal como revela el médico español José Luis Ney, que ha tenido que ser evacuado de Erbil, donde trabajaba, tras denunciar las matanzas llevadas a cabo por los yihadistas y convertirse en su objetivo al denunciar que “lo del IS es un genocidio medieval”. En España, como en otros países europeos, Interior diseña un plan para prevenir el auge que está tomando el terrorismo islámico y combatir la radicalización de los jóvenes musulmanes españoles; una estrategia para combatir el islamismo radical en la que, sin lugar a dudas, hay que contar con la colaboración estrecha de los imanes moderados, que dirigen el rezo de las comunidades musulmanas, con las fuerzas de Seguridad del Estado.
            Y, en plena polémica por la anunciada reforma electoral para que el alcalde sea el candidato más votado, el PSOE propone cambiar la forma de elegir a los altos cargos del Estado, planteándole al PP que un comité de expertos examine a los candidatos, así como obligar por ley a los partidos a que celebren primarias. El problema, en caso de que lo aprueben, cosa que dudo (ambos partidos tendrían que jubilar a demasiada gente), sería quién y cómo eligen a ese comité de expertos. ¿No sería más fácil y eficaz exigir responsabilidades de forma severa a aquellos que gobiernan o administran de forma manifiestamente irresponsable? Así, no sería necesaria una selección previa, se haría de forma natural sabiendo que aceptando el nombramiento pueden salirles muy caro sus frivolidades o sus incompetencias, como por ejemplo, las causantes del derroche de doce millones de euros que supone poner una pista de esquí, obviamente paralizada, en el secarral del pueblo vallisoletano de Villavieja del Cerro con sus 100 habitantes, que compite en ineficacia y despilfarro, por no decir otra cosa, con los aeropuertos sin aviones, hospitales sin enfermos, tramos de AVE sin pasajeros…. y tantos y tantos otros fenómenos paranormales que abundan a lo largo y ancho de nuestra geografía. Y, ya puestos a buscar responsables, tampoco está de más que a nivel de Comunidad Internacional se desenmascare a quienes permiten la tragedia migratoria por razones vitales, como la de los 200 inmigrantes ahogados en la costa de Libia, cuyos cadáveres andan ahora buscando
            En fin, para finalizar, enhorabuena de nuevo al Mireia Belmonte que hace historia en Berlín al lograr su primer oro y su cuarta medalla en los Europeos, un oro en 1.500 que sabe a gloria. También la enhorabuena a José Tomás por sus tres orejas y puerta grande en la Feria de Málaga. ¡Ah, y suerte para el sicólogo del Barça que trata a Luís Suárez intentando contener sus comportamientos de vampiro!


                                                Jorge Cremades Sena