martes, 13 de mayo de 2014

COMPORTAMIENTOS INDECENTES

                        Aunque son bastante frecuentes determinados comportamientos indecentes, ha de suceder algún acontecimiento extraordinario para conocer la real dimensión de la verdadera calaña de determinados personajes. El asesinato incomprensible de la líder del PP en León Isabel Carrasco es buena muestra de ello, pues, nada más conocerse la noticia de haber sido abatida por varios disparos, una serie de sujetos, entre ellos algunos políticos, han usado las redes sociales para hacer un uso indecente de tan trágico suceso. Desde cierta comprensión hacia al asesinato, hasta la manifestación de cierta alegría por haberse producido, pasando por todo tipo de comentarios sobre la víctima, que avalaría, según ellos, cierta justificación o incluso merecimiento de lo que le ha sucedido, han causado gran repugnancia a los hombres y mujeres de bien que, afortunadamente, son la inmensa mayoría. Ante un asesinato repugnante e incomprensible, parece ser que por venganza laboral, y totalmente injustificable, sólo cabe la consternación y la condena unánime de todos los bien nacidos, acompañada de las condolencias a sus familiares, amigos y, en este caso, a los militantes del PP, en el que militaba tanto la víctima como sus asesinas (al parecer, madre e hija, que ya han sido detenidas). Así lo ha entendido la mayoría de los partidos políticos que, obviamente, han suspendido la jornada de campaña electoral como señal de luto y de protesta ante los hechos. Es lo decente en casos como estos. Pero, si son indecentes los comportamientos de algunos en las redes, también lo son los de quienes en las tertulias televisivas o en otros medios, desvían la atención, no se sabe bien con qué fin, manifestando que quienes denuncian estos hechos están demonizando las redes sociales que sólo son el soporte mediático utilizado, como podría ser cualquier otro, lo que no quiere decir que estén exentas de que se investigue, con los medios técnicos existentes, la identidad de sus usuarios a título personal por si hubieran incurrido con sus manifestaciones en alguna figura delictiva.
            Tampoco son comportamientos muy decentes, que digamos, el de quienes, pirateando la película “Ocho apellidos vascos” han provocado la pérdida de la mitad de su recaudación en una semana. Ni eludir las responsabilidades al respecto por parte de quien proceda en los seísmos de Castellón, una vez que un Informe del Instituto Geográfico revela la relación de los mismos con el gas Castor, al existir una falla desconocida sobre la que se apoya el depósito de la empresa. Y, menos aún, que el portavoz de IU en Asturias, Ángel González, se resista a dimitir tras ser condenado por prevaricación e inhabilitado siete años, según publica algún diario. Si no se pone remedio a estas conductas de dudosa decencia y legalidad, es comprensible que muchos decidan moverse en la ilegalidad fiscal en vez de soportar la competencia desleal, que actúen con irresponsabilidad medioambiental para ahorrar costes de prospecciones previas sobre su impacto futuro, o que, siendo imputados por determinados delitos ni les pase por la imaginación dimitir de sus cargos cuando incluso condenados e inhabilitados siguen o pretenden seguir en sus puestos. Por cierto, hablando de medio ambiente, se confirma que la fusión del hielo en la Antártida es irreversible; preocupante asunto por todas las repercusiones negativas que tal fenómenos ejercerá sobre todo el Planeta Tierra.
            Y mucho más indecente, ya que es abominable, es la exhibición que hace Boko Haram de un video en que muchas de las niñas cristianas, que retiene tras haberlas secuestrado, aparecen con “hiyab” y, atemorizadas, leyendo versos de El Corán, mientras que su líder, tras lograr este macabro milagro de la reconversión al Islam, ofrece canjearlas por terroristas apresados. Episodio que indigna a todos los cristianos, judíos y musulmanes de buena voluntad que son la inmensa mayoría, así como al resto de creyentes o no, sin que nadie se explique cómo es posible que semejantes sujetos amedranten a la Comunidad Internacional con semejante impunidad.
            Para finalizar, como era de esperar, los separatistas prorrusos de Ucrania, tras el referéndum ilegal, piden ahora la anexión a Rusia siguiendo los pasos de Crimea, con lo que la inventada República de Donetsk y sus autoproclamadas autoridades por arte de magia pronto pueden formar parte de la Federación Rusa que para nada hace ascos a esta especie de reconstrucción de su viejo imperio. No sabemos qué haría en caso de que algunos de los diversos pueblos que forman la Federación decidiese independizarse y, mucho menos, si lo hiciese para anexionarse a alguno de sus vecinos. Lo que sí sabemos es que Juncker descarta la admisión de Cataluña en la UE, mientras Durán i Lleida, su socio en el PPE, sigue insistiendo en su apoyo al ilegal “derecho a decidir”, así como que Margallo equipara el referéndum de Ucrania con la consulta de Mas, en tanto que la Generalitat se desvincula del proceso separatista ucraniano por no ser “legítimo”. El rompecabezas está servido desde que el espectáculo en Ucrania exhibe ante la Comunidad Internacional las consecuencias de moverse fuera de la legalidad nacional e internacionalmente establecida.


                                               Jorge Cremades Sena