domingo, 25 de mayo de 2014

ELECCIONES Y CHAMPIONS

                        Apenas otras noticias que la celebración de elecciones y el triunfo del Real Madrid en la Champions acaparan la atención de las portadas de los principales diarios españoles en el día de hoy. Salvo alguna que otra cuestión, como la rebaja de pena a un pederasta por retrasarse su condena durante ocho años, o que el secuestro del ex presidente del Valenicia FC tenía como destino Panamá, poquito más, sobre nuestro país, llama la atención en las citadas portadas. Supongo que al citado pederasta también le habrá llamado la atención: lo trincan delinquiendo, se demoran y demoran en condenarle y al final tal circunstancia se convierte en una especie de atenuante que le rebaja la pena. No me digan que no llama la atención a cualquiera, incluido al afectado. Imaginen que otro pederasta tenga la suerte, mala suerte en este caso, de haber sido juzgado por otro juez más rápido en su trabajo, es decir que lo hace mejor (como debiera ser) y, por ello, le cae más pena. En fin, que no hay por dónde cogerlo. Si por activa y pasiva se dice y se sabe que la justicia lenta no es justicia, cómo se le puede calificar si además la lentitud perjudica a la víctima y beneficia a su agresor. Júzguenlo ustedes mismos.
            En cuanto a las elecciones que se están celebrando para renovar el Parlamento Europeo, todo va con normalidad. Todos pendientes ante la incertidumbre de los resultados, cuyos votos jugarán sin duda un importante papel no sólo para que desde el Parlamento Europeo se decida el incierto futuro de la UE, sino también para indicar el porvenir inmediato de los distintos partidos españoles, incluidos los de ámbito catalán soberanistas que, a su vez, se juegan la supremacía en el liderazgo de tan preocupante proyecto. Entretanto Rajoy intentando negociar la recuperación de tres puestos clave en Europa para asumir cierto protagonismo e influencia española en los designios europeos, se trataría de colocar a De Guindos al frente del Eurogrupo, a Cañete de Comisario y a Valcárcel de Vicepresidente del Parlamento. Por su parte, y en clave interna, Rubalcaba se juega el ser o no ser de cara a las previstas primarias para renovar la dirección socialista. Y el resto de líderes con el deseo de acabar con el clásico bipartidismo que les permita medrar en la toma de decisiones gubernamentales futuras y, por qué no, colocar a algunos de los suyos en cargos políticos relevantes. En fin, cada uno juega a lo suyo con absoluta legitimidad. El pueblo dirá su última palabra.
            Quienes se jugaron anoche el ser o no ser número uno en Europa, siendo ambos merecedores del triunfo, fueron Real Madrid y Atlético de Madrid. Al final, sólo a dos minutos del triunfo, en el tercer minuto de la prórroga, Sergio Ramos igualó el marcador, abocando al Atlético a un ejercicio físico añadido que, en definitiva, les desbordó y fue lo que desequilibró el resultado de 4-1 favorable a los merengues, abultado a todas luces si se tiene en cuenta los primeros noventa minutos, pero justo si se tiene en cuenta los treinta añadidos de prórroga. Felicidades a ambos y un especial reconocimiento a un Atlético que, número dos en Europa, y uno en España, ha realizado probablemente su mejor campaña. Así se lo reconoce el Real Madrid, mientras Juanfran dice con absoluta razón a todos los colchoneros “Tranquilos, que volveremos”. A colchoneros o no, no nos cabe ninguna duda, salvo que se decida simplemente hacer caja tras el éxito actual. Y, dentro de muy poco, el mundial.
            Y allende nuestras fronteras, mientras el nuevo cine turco se alza con la Palma de Oro en Cannes, en Bruselas un atentado antisemita en un museo provoca tres muertos, en tanto que los grupos judíos europeos denuncian sin paliativos el “clima de odio” existente, uno de los gravísimos problemas que tiene hoy la UE al que tendrá que buscar solución lo antes posible. Por su parte, en EEUU el debate político se centra en el declive de las clases medias y la creciente brecha salarial, que les aboca al precipicio de una etapa histórica de la desigualdad, a la que tampoco es ajena Europa. Dos problemas clave, racismo y desigualdad, que, de no ser resueltos de forma pacífica generan progresivos episodios de violencia poniendo en grave riesgo una futura convivencia pacífica. Cada vez se hace más visible dicha amenaza.  


                                               Jorge Cremades Sena