lunes, 12 de mayo de 2014

SIN DUDA, ESPAÑA ES DIFERENTE

                        Cada vez se entiende menos que lo que es bueno para los países de nuestro entorno, socios nuestros en la UE, sea malo para España y viceversa. No cabe duda, España es diferente. Y así nos va. Así lo manifiestan algunos políticos, como Rubalcaba, admitiendo que, siendo bueno un gobierno de concentración entre la derecha y la izquierda en Alemania, aquí sería malo y asegurando por ello que mientras él sea el líder del PSOE, jamás habrá en España, pase lo que pase, un gobierno de concentración entre socialistas y populares. Ni siquiera “si el país lo necesita” como dice Felipe González que, afortunadamente, discrepa de Rubalcaba, en caso de que así fuera. España es diferente al extremo de que, tal como se publica hoy, es el único país en el que la Junta Electoral prohíbe que la UE inste a sus ciudadanos (los españoles) a votar, con el argumento de no menoscabar el derecho a la abstención. Por tanto es el único país que no puede hacer campaña institucional con papeletas, urnas o carteles pidiendo “vota”, por ejemplo. En fin, que un Estado democrático, no pueda instar institucionalmente a que sus ciudadanos participen y utilicen uno de los pilares básicos que lo sustentan, como es el voto, obviamente sin interferir en su decisión por cualquiera de las opciones políticas que se presenten (incluido el voto en blanco o nulo), es el colmo del absurdo. Seguramente por ello ni la propia UE lo entiende. Que un estado democrático, entre otras cosas por su consolidación, no pueda hacer campaña institucional para incitar simplemente a la participación en unos comicios, es tan absurdo como si se impidiera a cualquier partido político pedir a los ciudadanos que le voten. Seguramente el primer sorprendido sea Martin Schulz, candidato socialista a presidir la Comisión Europea, cuyo partido gobierna en coalición con Merkel en Alemania, mientras acompaña a su compañera ideológica Valenciano aquí en España. En fin, allá cada quien con sus incoherencias. Y luego nos preguntamos por qué no remontamos.
            Entretanto IU dice “no” a la moción de censura que el socialista Vara ha presentado contra el gobierno autónomo del PP de Monago y tacha al PSOE de electoralista, mientras que Rajoy estudia llevar las generales a 2016 ya que la ley le da margen hasta el 10 de enero, lo que facilitaría apreciar mejor la recuperación impulsada por su partido. Me temo que, si seguimos así, tendremos PP para rato.
            Y en esta España diferente, no sólo IU desaprueba el uso del fichero de datos bancarios, sino que incluso jueces y fiscales recelan del mismo. Si ayer, al conocer la noticia, me temía que esto sucedería, teniendo en cuenta que es el modelo de Francia o Alemania, me gustaría que argumentarán por qué allí no es perniciosa la medida y aquí sí. Luego nos rasgamos las vestiduras ante la opacidad de las cuentas bancaria y los chanchullos que gracias al secretismo se pueden hacer.
            También convendría analizar si es típico sólo de esta España diferente que organizaciones terroristas como ETA inscriban a EH Bildu como partido que suceda a Batasuna, al formalizar sus dirigentes recientemente en el registro una nueva federación integrada por Eusko Alkartasuna, Sortu, Aralar y Alternatiba, cuyos estatutos establecen que la autodeterminación es irrenunciable, previendo sanciones para quienes discrepen en público de su ideario. Curiosamente, simpatizantes abertzales convocan una marcha para convertir la Mezquita de Córdoba en centro de estudios de Al-Andalus.
Tengo la certeza de que en esta España diferente hay cosas que debiéramos hacernos mirar. Y no me refiero, aunque también, a que Iberdrola pida al Gobierno que le pague por impedir cerrar la central de gas infrautilizada, sino más bien a que Fomento haya pagado 10.000 millones de sobrecostes en seis años. Sobrecostes causados por errores, corrupción o prisas para lucirse los políticos que dispararon el precio de las obras públicas de forma indecente, al extremo de que con lo pagado de más se podrían haber evitado, por ejemplo, los recortes en Sanidad y Educación que Rajoy hizo en abril de 2012. ¿Quién paga por estos errores, corrupciones o prisas? El pueblo con el sudor de su frente. En cualquier otro lugar, si sucede algo de esto, pagan los responsables directos de haberlos provocado.
Y fuera de esta España diferente, en Ucrania los prorrusos llevan a cabo sus ilegales referéndums con una masiva participación y una altísima decantación por el sí a la segregación (un 89% en la región de Donetsk, por ejemplo). Lástima que las autoproclamadas autoridades en las zonas, sin que nadie las haya elegido, no hayan sido escrupulosas en la limpieza de las votaciones, en el censo como votantes y en su identificación, al extremo que, incluso en la televisión, se han visto votantes votando en varias urnas o metiendo varias papeletas en la misma rendija. Todo un espectáculo antidemocrático de primera magnitud, intolerable para cualquier sociedad medianamente democrática. Y ¿ahora, qué? Un aviso a navegantes.
            Para finalizar, el título de Liga se decidirá en el Camp Nou, mientras el Real Madrid, en otro partido deplorable ante el Celta, dice adiós definitivamente al mismo, dándole la enésima oportunidad al Barça, incapaz de ganar en Elche, que seguirá en primera división; por su parte el Atlético de Madrid puede que lamente su incapacidad de ganar en su estadio al Málaga. Felicitar a Nadal por conseguir el Masters de Madrid al retirarse lesionado el japonés Nishikori, así como lamentar que Alonso no acabe de despegar mientras Hamilton consigue su cuarta victoria seguida y, por supuesto, el liderato.


                                               Jorge Cremades Sena