viernes, 23 de mayo de 2014

LA CULPA FUE DEL CHA CHA CHA

                        Con esta moda de pelearse por todo y por nada que han impuesto nuestros insignes políticos, no hay día que no salga a relucir un debate, real o ficticio, para demostrarnos sus dotes a la hora de montar las grescas. Entre los ecos del combate sobre el machismo, se escuchan nuevos sones de guerra. En esta ocasión sobre quién es el culpable de las agresiones a Montoro y Alicia en Barcelona. Mientras desde el Gobierno ligan la agresión con el independentismo y se pone en cuestión la actuación de los mossos para resolver rápida y eficazmente el asunto, desde el Ejecutivo catalán y los propios mossos se culpabiliza al equipo de seguridad del ministro. Al final, como suele suceder la culpa será del cha cha cha. Dice Fernández Díaz que “hay una agresividad política que no es ajena a la situación que se vive en Cataluña” mientras Sánchez Camacho recuerda que “ya avisé de que el proceso secesionista traería violencia”. Dos obviedades parciales sin paliativos. Evidentemente que la situación de Cataluña genera violencia, pero no sólo por la apuesta independentista, que es simplemente, hoy por hoy, un plus a añadir al resto de causas de la violencia que hay en el resto de España. Y evidentemente que los procesos independentistas generan violencia, jamás son procesos beatíficos, que le pregunten a Ucrania por ejemplo, pero su desarrollo obedece a otras causas como, en el caso español, a la progresiva dejación de aplicar la legalidad desde sus inicios desde las instituciones del Estado, cada vez más cuestionadas. A todo ello se debe la violencia en Cataluña y fuera de Cataluña. Un descrédito ganado a pulso, día a día, por parte de quienes tienen la responsabilidad de cumplir y hacer cumplir la legalidad en todo momento, sobre cualquier asunto y a quien proceda, sea quien sea.
            ¡Quién se extraña hoy de que los independentistas pretendan colocar urnas el día de las elecciones europeas para votar sobre el referéndum! ¡Quién de que la CUP desoiga al respecto a la Junta Electoral Central! Nadie, lo vienen haciendo cuando y donde les viene en gana. ¡Quién se sorprende de que PP y PSOE pidan la dimisión del alcalde de Sestao por sus manifestaciones despectivas, siendo yo benévolo, contra los inmigrantes, y el PNV le ampare! Nadie, todos están acostumbrados a defender o atacar las conductas indecentes, no según las vean, sino según quien las cometa, no para erradicarlas, sino para matar al contrario y encubrir al propio. Lo malo es que el resto de ciudadanos ya casi vemos esta indecente conducta política de hoy por ti, mañana por mí, como casi normal. Como otros muchos casos que podríamos citar, lo del alcalde de Sestao, al margen de que sea o no del PNV, es intolerable, los inmigrantes no son “mierda”, ni siquiera los que roban que, en todo caso, serían ladrones, y no se les puede sacar del pueblo a “hostias”, simplemente se les debe aplicar la ley como al resto de personas.
            En fin, que ya estamos prestos a votar, aunque tras la campaña que finaliza hoy, no tengo claro si somos conscientes de todo lo que nos jugamos. Mañana, día de reflexión, intentaremos averiguarlo. Aunque, tal como han querido nuestros políticos, hoy por hoy somos expertos en machismo y poco más. Se olvidaron de hablarnos de las demás cuestiones que están en juego, no sólo en España sino en toda la UE, como el empleo, el paro, la unión fiscal, la unión bancaria, el populismo totalitario, la crisis demográfica, la inmigración, la innovación tecnológica, la energía, la defensa común, el estancamiento económico, el futuro del euro, el euroescepticismo, las tensiones independentistas… y tantas y tantas otras cuestiones que afectan directamente a todos los europeos, incluidos los españoles. Seguramente no fueron olvidos adrede. Nadie es perfecto. Luego, pasa lo que pasa, que la culpa fue del cha cha cha.
            Y en otros asuntos, la Audiencia anda en contra de la reforma de la Ley de Justicia Universal que rechazan cinco de sus seis magistrados; la Caixa se convierte en una fundación; la gran empresa deberá publicar cuánto tarda en pagar a sus proveedores; Empleo quitará a sindicatos y patronal el monopolio de los cursos de formación; y el forense no vio “signo de lesión” en el agente que denunció a Aquirre. Entretanto, los traficantes y demás delincuentes internacionales liberados, los banqueros añorando los viejos tiempos, los proveedores esperando cobrar, los sindicalistas y los patronos cabreados y Esperanza tan contenta. Es lo que hay.
            Y en el exterior, mientras el Ejército da un golpe de Estado en Tailandia, con sus correspondientes toques de queda y secuestro de la libertad, rebrota la violencia en Ucrania en vísperas de sus comicios; por su parte, los sondeos a pie de urna en los comicios municipales celebrados en Reino Unido confirman que el populista UKIP obtiene un espectacular resultado, augurando un triunfo en las europeas sin precedentes, ya que los laboristas no avanzan suficiente como para confirmar sus aspiraciones de volver al poder y reemplazar a los conservadores que pierden bastantes apoyos. En fin, el preludio de un complicado futuro de la UE.
            En todo caso y de momento, quienes están eufóricos son los 70.000 madrileños que han partido para Lisboa para presenciar en directo la final de la Champions, con entradas que en la reventa llegan a costar casi 9.000 euros. El mundo del futbol es otro mundo. Suerte a los dos equipos y que gane el mejor.


                                               Jorge Cremades Sena