martes, 27 de mayo de 2014

Y RUBALCABA SE VA

                        Era inevitable. Tras el nuevo traspiés electoral (y ya van tres o cuatro, a cual peor), Rubalcaba, después de reconocer los “malos resultados sin paliativos”, anuncia su retirada y decide convocar un Congreso Extraordinario para mediados de julio en el que los socialistas decidirán quién llevará las riendas del PSOE desde ese momento. Esperemos que la tan cacareada como necesaria renovación o regeneración del partido esta vez sea en serio, de verdad, sin trampas ni cartón. Por el bien de los socialistas en primer lugar, pero también de todos los españoles, es urgente y necesario que así sea. De momento ya parece abrirse un debate entre quienes, como Chacón o Madina, por ejemplo, preferían priorizar la convocatoria de primarias, que queda abierta y pendiente de ponerle fecha, y quienes, como Felipe González o Patxi López, que también se va de la dirección del PSE, están conformes en que primero sea el Congreso y después las primarias. Son las primeras escaramuzas de una más que previsible guerra interna por hacerse con el poder, aunque, de momento, nadie se atreve a ponerle un pero a Susana Díaz, tras su inapelable triunfo en las elecciones ante el PP en Andalucía. ¿Jugará Susana a la política nacional o se quedará en la autonómica? Esta es una de las incógnitas, aunque ella diga que su prioridad es Andalucía. En todo caso suerte a los socialistas, son ya demasiados descalabros sufridos por el PSOE, aunque no sólo es cuestión de suerte. Ya hace casi dos años y medio, yo mismo en un artículo titulado “¿POR QUÉ NI RUBALCABA NI CHACÓN”, publicado el 31 de enero de 2012 en Blog Ojo crítico, http://jcremadesena.blogspot.com.es/, ya intuía lo que podría suceder en caso de optar, como así fue, por uno o la otra. Y, desgraciadamente, así ha sido.
            Algo mejor anda Rajoy con el PP, pues, al ganar las elecciones, tiene más fácil camuflar la hemorragia de votos y escaños que, como los del PSOE, se fueron a dormir el sueño de los justos. En todo caso los barones, como es lógico, le reclaman autocrítica ante la pérdida importante de votos. Ante la situación parece que Rajoy no piensa mover ficha en el partido antes del verano en que reforzará su discurso patriótico y una mayor actividad mediática, con el objetivo de revitalizar el PP ante la esperanza, más o menos fundada, de que de la legislatura queda lo mejor y, por tanto, la ciudadanía entenderá que se está en el camino correcto.
            Por su parte, Oriol Junqueras asegura que “en 2016, como muy tarde, podremos proclamar la República Catalana”, en tanto que Pablo Iglesias, mientras afronta el reto de consolidar Podemos como partido político, asegura tajante que “los mayordomos de los ricos son los que nos están gobernando”. Dos personajes eufóricos por su ascenso electoral que, en todo caso, sigue siendo abismalmente inferior al que mantiene tanto PP como PSOE, aunque ello, por lo visto, les traiga sin cuidado.
            A quienes parece no importarle el terremoto político electoral europeo y español es a los mercados que siguen batiendo records, al extremo de que Villar Mir, presidente de OHL, dice categórico que le “preocupa el resultado de las europeas, pero el pueblo verá que el buen gobierno es lo que ayuda a crecer” y que “habrá más expansión económica si se impulsan más reformas”. Y hablando de reformas, Vals en Francia decide urgentemente bajar los impuestos tras el triunfo desconcertante de Marine Le Pen con su partido de extrema derecha Frente Nacional, que ha hundido a los socialistas franceses. Menos mal que el italiano Renzi salva al centro izquierda en Europa, lo que, ante la deriva radical en Francia, refuerza el papel de Italia y España en Europa.
            Dejando a un lado las consecuencias de los resultados electorales, mientras el CGPJ pide a Gallardón que despenalice el aborto en caso de malformación del feto, la Fiscalía investiga el negocio de una fundación supuestamente engañando a los enfermos de alzhéimer.
            Y, una vez más, reconocer la labor reformadora que está haciendo el Papa Francisco que condena el uso de Dios (tan utilizado a lo largo de la historia y en la actualidad) para justificar el terrorismo, mientras consigue un histórico abrazo de católicos, musulmanes y judíos ante el Muro de las Lamentaciones y no tiene inconveniente en aceptar que el asunto del celibato de sacerdotes es perfectamente discutible ya que no es dogma de fe y, por tanto, es posibles suprimir su obligatoriedad.      

                                               Jorge Cremades Sena