martes, 17 de junio de 2014

AFORAMIENTO A JUAN CARLOS, UNANIMIDAD EN EL CGPJ

                        Mientras Madrid refuerza la seguridad para el inminente día de la jura de Felipe VI como Rey el CGPJ avala por unanimidad el aforamiento del Rey Juan Carlos tras su abdicación, para mayor enfado del aforado Cayo Lara que dice a los cuatro vientos que todos hemos de ser iguales ante la ley. Una más de sus necias incoherencias que nadie entiende. Que un aforado mantenga como argumento que no se afore a otro porque todos hemos de ser iguales, o es una broma o es una majadería. ¿Por qué está él aforado como centenares y centenares de personas? En fin, mejor pasar página a tanto cinismo. Curiosamente, desde el CGPJ se entiende que se limite el aforamiento de los políticos y se acelere el de Juan Carlos y que, además, que se use un “lenguaje igualitario” en la ley que regule el estatus jurídico de la Casa Real para contemplar el aforamiento, en femenino, de la “Princesa heredera”, es decir, la nueva Princesa de Asturias. Entretanto, parece ser que ni Juan Carlos ni Sofía asistirán a la recepción oficial en el Palacio Real y, parece ser también que Felipe VI aprovechará su participación en la Asamblea de la ONU en septiembre para reunirse con el matrimonio Obama y estrechar lazos con el presidente de EEUU.
            Pero si las declaraciones y argumentos de Cayo Lara sobre el aforamiento no tienen desperdicio, a las de otros, sobre el tema de Cataluña, hay que echarles de comer aparte.       Dice Pablo Iglesias que le “gustaría que Cataluña se quedara”, como si fuera una cuestión de gustos; dice Madina sobre el referéndum que apuesta por “una consulta legal”, como si no supiera que es ilegal; y remata Fainé, el presidente de CaixaBank que “Felipe VI puede ayudar a que Cataluña y España negocien y lleguen a un buen acuerdo”, como si España y Cataluña fuesen dos entidades diferentes del mismo rango. Declaraciones que, eludiendo el fondo del asunto, sólo contribuyen a animar la ceremonia de la confusión orquestada desde la Generalitat. Que a Iglesias le guste que se quede y a otros lo contrario qué más da, de lo que se trata es de posicionarse decididamente si se está del lado de la democracia y la legalidad vigente o del lado de quienes antidemocráticamente quieren imponer su particular preferencia. Y es esto lo que, como la declaración de Iglesias, invalida o hace inocua la de Madina pues claro que cualquiera estaría de acuerdo si la consulta fuera legal, como la escocesa, pero ese no es el caso y por tanto hay que posicionarse sobre la realidad y no sobre los futuribles. En cuanto a Fainé, nada nuevo bajo el sol, se posiciona en esa especie de entelequia de una negociación imposible que ni Gobierno, ni el Rey tiene potestad de hacer, salvo que se les esté incitando a moverse fuera de la ley como ya se le ha dicho a Artur Mas por activa y por pasiva.
            Entretanto, la principal víctima el PSC y, de rebote el PSOE. Mientras Madina, tras superar las dudas de presentarse (gracias al apoyo de Rubalcaba, García-Page y Fernández Vara) por temor al posible veto de Susana Díaz, mantiene sobre el problema catalán esa ambigüedad calculada, que no conduce a nada, salvo a la hemorragia de votos, Pedro Sánchez la rechaza, evidenciando la primera gran diferencia político-programática entre ambos. Y, mientras tanto, la vieja guardia intenta sacar de la marginalidad al PSC con resultado muy incierto, ya que, descabezado, sólo puede recurrir al histórico Miquel Iceta, quien, finalmente, aspirará a dirigir a los socialistas catalanes. Que nadie se anime a pivotar un proyecto político que debiera ser ilusionante evidencia la caótica situación del PSC.
            Y, según Barroso, no hubiese sido tan caótica la crisis económica en España si el Banco de España, dirigido en su día por Fernández Ordóñez, hubiese ejercido con seriedad sus altas responsabilidades, acusándole incluso de haber propiciado la crisis. Curiosamente Botín muestra su desacuerdo con el Presidente de la Comisión Europea, justo cuando la Audiencia se decide a investigar una colocación de convertibles del Banco Santander por 7.000 millones. Y, entretanto, el Gobierno actual, atareado en la reforma fiscal, dice que compensará en dos años la subida del IRPF que hizo en 2012 y, entre otras probables medidas, limitará las aportaciones a los planes de pensiones.
            Para finalizar, destacar que, finalmente, Rusia cumple con la advertencia hecha a Ucrania, si no pagaba la deuda, cortándole el suministro de gas y, por tanto, elevando la tensión con toda Europa.
            ¡Ah! Y en Brasil 2014, Alemania arrasa derrotando a Portugal por 4-0, con un triplete de Müller, presentando así sus credenciales para ganar el campeonato.


                                                Jorge Cremades Sena