domingo, 15 de junio de 2014

CARRERA HACIA LA ESPERANZA

                        Comienza la cuenta atrás para el PSOE, cuyos candidatos a dirigirlo inician una incierta carrera hacia la esperanza de volver a situar al partido en el lugar del que nunca debiera haber salido. La primera de las etapas es conseguir los avales necesarios para consolidar su candidatura, que en ningún momento debiera recorrerse de forma mecánica, sino pateándose las agrupaciones y en ellas, tras una reflexión crítica sobre lo sucedido en el pasado, esbozar la alternativa de cambio que, en ningún caso, debiera ser una continuidad del presente. De entre los nombres que suenan, Madina promete “modernidad” y Sánchez, “un partido fuerte”, dos aspectos que, en todo caso, no debieran estar reñidos. Ambos precandidatos tendrán que desmenuzar lo que se encierra sobre esos eslóganes, pues, como dice Susana Díaz “España no puede permitirse un PSOE sin rumbo y dividido”, avalando de alguna forma la necesidad de un “partido fuerte” que, al margen de su “modernidad”, tiene que tener muy claro el rumbo a seguir, no sólo en el terreno organizativo, sino también en el programático-ideológico que, hasta el momento, se desconoce, entre otras cosas, por el escaso discurso político. Un partido unido y fuerte, como dice Díaz, pero para qué. ¿Para seguir haciendo ingenuamente el juego a opciones minoritarias más a la izquierda y radicales, que al final se llevan el gato al agua en la disputa del voto, o para optar por una alternativa creíble y viable de centro-izquierda que desde una óptica socialista o socialdemócrata moderna, como en el resto de Europa, garantice una alternancia tranquila y sin sobresaltos a las políticas de la derecha? Esto es lo que la ciudadanía necesita saber lo antes posible, ya que en ello está la esperanza de un futuro tranquilo y progresista que otrora, con sus luces y sombras, tanto éxito tuvo (no sólo en los aspectos económicos, sino también en los sociales, culturales y de política exterior), destrozado en los últimos tiempos por un irresponsable y absurdo giro a radicalismos que no llevan a ninguna parte.
            Por cierto, no estaría mal que a su vez tomara nota IU, pues en esto de los radicalismos, al mezclarlos con la responsabilidad de gobernar o facilitar gobiernos estables, como sucede en Andalucía o Extremadura, quienes más daño te hacen son los más radicales que tú y, por supuesto, bastante más irresponsables, porque no gobiernan y juegan a otra cosa. Podemos, que, por cierto, acaba de entregar la planificación de su asamblea constituyente como partido al equipo de Pablo Iglesias, tras ganar su lista cerrada a la de las enfermeras con el 86´8% de los votos, ya tiene a tiro, según algunas encuestas, el famoso “sorpasso” que, en su día, popularizara Julio Anguita previendo que pronto se daría el adelantamiento electoral de IU al PSOE. Tendría gracia que, a pesar de los deméritos del PSOE en los últimos tiempos, fuera precisamente IU la que sufriera el “sorpasso” y, desde entonces, liderara el proceso, con IU a rastras, para conseguir dárselo al PSOE. En fin, todo es posible en la viña del señor y, más aún, si nadie cuida la cosecha.
            Quienes no dejan de cuidar la cosecha son los cultivadores de la corrupción. Empleo le reclama a Fremap, la mutua de accidentes sin ánimo de lucro, nada menos que 43 millones de euros de dinero público que gastaron indebidamente entre 2006 y 2011. Eran los años de bonanza, de despilfarro y de “cachondeo” en los que sobre estos asuntos se miraba hacia otro lado. Al parecer, con cargo a la Seguridad Social, se disfrutaba de dietas, coches de lujo, viajes y mariscadas que, tras una auditoria, salen a la luz. Ni siquiera la mutua desmiente el asunto y simplemente recurre a los tribunales pero para que le rebajen esas cifras. Hoy, la Seguridad Social sabemos cómo está, pero, ya ven, como en otros muchos casos, la culpa fue del chachachá.
            Tampoco sabemos de quién fue la culpa de que España sea el país con más aeropuertos por kilómetro cuadrado, salvo algún país pequeño que se me pase y con su aeropuerto imprescindible rebase el cupo. Obviamente, salvo tres o cuatro aeropuertos, todos ruinosos y gestionados por AENA, la empresa pública que, por cierto, va a ser vendida en un 49%, la mayor venta de una empresa pública en los últimos dieciséis años, con lo que el gobierno, que se reserva el control al mantener el 51% restante, engrosará en las arcas del Estado unos 2.500 millones de euros.
            Y mientras en esta España tan pintoresca prosigue el debate sobre si ha de haber o no ceremonia de proclamación de Felipe VI, si ha de ser por todo lo alto o no (según una encuesta el 90% de españoles prefiere una ceremonia pero sobria), en Cataluña sigue la picaresca, por no decir otra cosa peor, sobre la aplicación de la legalidad y el cumplimiento de las sentencias. En efecto, la Generalitat ha decidido potenciar el castellano y, respondiendo a la sentencia judicial que ampara a los padres que lo pidieron, ha decidido que los alumnos, en esta última semana de curso, realicen un proyecto en castellano de final de curso. ¡Como lo oyen! Para que luego digan que no se enseñan las dos lenguas oficiales y, es más, con un sistema pedagógico tan eficaz que en sólo una semana se consigue el objetivo educativo propuesto. No me extraña que el president, no el de la Generalitat sino el de Foment, Gay de Montellà, le haya comunicado al Rey en Zarzuela que no hay otra solución que pactar cómo y cuándo se celebrará la consulta. Al final van a llevar razón quienes mantienen que entre ir por libre dentro de España y sin acatar la legalidad democrática vigente sería preferible que Cataluña se hiciera independiente ya que al menos su gobierno se declararía responsable de todos los problemas catalanes en vez de echarle la culpa a España, como hacen ahora. El problema es que, siendo una parte de España y habiendo demasiados catalanes que quieren seguir siendo españoles, no se puede decidir unilateralmente ni de forma ilegal.
            En cuanto a Brasil 2014 la roja se ha estrenado con un batacazo morrocotudo frente a Holanda, perdiendo por 1-5 en el peor segundo tiempo desde hace muchísimos años. Ahora toca no volver a fallar si quiere seguir viva en el campeonato. Es lo que nos faltaba para hundir más el ánimo de tantos y tantos españoles que tanto disfrutaron hace cuatro años. Siempre se puede recurrir a que no somos los únicos en fallar, Uruguay hizo lo propio al perder 1-3 ante Costa Rica. El resto de resultados entran dentro de lo previsible, incluido el triunfo de Italia ante Inglaterra por 2-1. Como dice Del Bosque, “un deportista nunca se rinde”…. “no hicimos nada malo, así que la cabeza arriba y a competir”. Pues eso, a competir y suerte.
            E Irak al borde, si es que no está ya, de una sangrienta guerra civil. La llamada de Sistani a la yihad no deja lugar a dudas y el avance de los combatientes del grupo terrorista Estado Islámico en Irak y Siria hacia la capital Bagdad es, hoy por hoy, imparable. Las dudas de Obama para intervenir están impulsando a Irán a tomar el control de Irak, mientras el presidente Rohani tiende la mano a EEUU para luchar contra el ISIS, el Estado Islámico de Irak y el Levante, surgido en los primeros años de la guerra de Irak mediante la insurgencia de un grupo activo en Irak y Siria. Basta ver las imágenes difundidas en televisión de los supuestos asesinatos de soldados iraquíes presos para entender hasta dónde puede llegar el horror humano. Y la comunidad internacional sin zanjar el asunto. No me cansaré de decirlo. ¿Serán suficientes las sangrientas imágenes para que países tradicionalmente enemigos se pongan de acuerdo en poner fin a semejante barbarie? Esta es la cuestión.
                       

                                                Jorge Cremades Sena