jueves, 19 de junio de 2014

NORMALIDAD EN EL RELEVO

                        Se consumó el relevo en la titularidad de la Corona Española con total normalidad, como debe ser en cualquier país civilizado que haya optado por la Monarquía como forma de Estado. Atrás quedan dos días de vértigo mediático en los que hasta la inesperada y sorprendente eliminación de La Roja casi ha pasado desapercibida, al quedar eclipsada por tan importante e histórico acontecimiento. Juan Carlos sancionaba ayer su abdicación, poniendo fin a un reinado de 39 años, para dar paso a su hijo Felipe que hoy, tras jurar en las Cortes la Constitución, acaba de ser proclamado Rey como Felipe VI. Como ha dicho en su discurso en las Cortes, su verdadera declaración de intenciones tras ser proclamado Rey, apuesta por una “Monarquía renovada para un tiempo nuevo” en “una España unida y diversa en la que cabemos todos”. Es, sin lugar a dudas, el deseo mayoritario de los españoles que quieren vivir en paz y en libertad. Al margen de anécdotas, cotilleos y todo tipo de curiosidades, en un espléndido día madrileño, el nuevo Monarca ha recorrido el trayecto en coche descapotable, junto a la Reina Leticia, desde el Congreso de los Diputados al Palacio Real, aclamado por miles y miles de personas que han querido animarle y vitorearle en este primer día de su reinado. Ni incidentes, ni salidas de tono. Salvo las ausencias anunciadas de algunos diputados, pertenecientes a opciones minoritarias de izquierdas, han estado todos los que tenían que estar en el Hemiciclo para su proclamación, con aplauso unánime en las Cortes al nuevo Rey, a excepción de Artur Mas y Urkullu. En fin, siempre hay alguien que no sabe estar a la altura de las circunstancias, aunque sólo sea por educación. Por lo demás, total normalidad, a pesar de quienes se empeñaban en estropearlo todo.
            Lo anormal o, al menos, inesperado ha sido la eliminación de la Selección Española de Futbol del Mundial Brasil-2014. La invocación previa al espíritu de Luis Aragonés de “ganar, ganar y ganar”, no ha tenido efecto y en un desastroso partido ante Chile, con un 0-2 ha dicho adiós al Mundial, el peor Mundial de la selección. El día anterior Méjico plantaba cara al mismísimo Brasil, 0-0; y tampoco están en condiciones de tirar cohetes ni Inglaterra, ni Uruguay. En fin, que puede que la sorpresa de la eliminación de España en esta fase previa no sea una noticia aislada. Dice Casillas que “es una pena acabar así”, y lleva razón. Sin embargo, superado el cabreo inicial, seríamos ingratos si ahora nos dedicásemos a despotricar contra quienes nos han regalado seis años de ensueño, futbolísticamente hablando. Mal la Selección, cierto; pero estamos hablando de deporte y unas veces se gana y otras se pierde. Tan importante es saber ganar, como supimos, como ahora saber perder. Ahora toca levantarse de esta pesadilla para intentar de nuevo soñar. Hacer leña del árbol caído, tan habitual en nosotros, no es, desde luego, la solución.
            Y hablando de soluciones, mientras Iceta reta a los díscolos del PSC a que le ganen el Congreso o se callen, intentando neutralizar al ala soberanista para asegurarse el liderazgo, parece ser que éstos se deciden por la ruptura definitiva. Quienes siempre pensamos que la solución estaba en crear la federación del PSOE en Cataluña en vez de mantener ese híbrido PSC o, en todo caso, expulsar de sus filas a quienes no acatan la democracia interna del partido, nos felicitamos de que al fin, si es cierta la noticia, se vayan ellos mismo y, en caso contrario, que se les abra un expediente con todas las consecuencias. La actual incertidumbre ideológica del PSC es la peor de las soluciones.
            Sobre otros asuntos, mientras Competencia sospecha que Iberdrola bajó la producción hidráulica para alterar precios al alza, la italiana Enel reordena Endesa para reducir su presencia en España. En cuanto a Podemos, señalar que CEPS, una fundación próxima, recibió 3´7 millones de euros de Venezuela, ya que el gobierno de Chávez fue su cliente durante una década; cierto que Podemos no existía, pero cierto que sus promotores estaban detrás de la fundación. Si, de momento, es sólo una noticia que choca con lo que defiende Iglesias y compañía, habrá que estar al tanto por si dichas prácticas pudiesen incurrir en algún tipo de falta o delito. Y en lo de Iberdrola, también.
            Y más allá de nuestras fronteras, la tragedia de Irak. El levantamiento yihadista llega a las puertas de Bagdad, mientras el gobierno iraquí pide a EEUU que bombardee a los atacantes, en tanto que Irán advierte que hará todo lo necesario para proteger a los chiíes. Para colmo el ISIS asalta la mayor refinería de Irak para financiar la guerra santa. En fin, un conflicto interminable. Ya en 1988 Sadam Husein descargó sobre Halabja, convertida hoy en nido de los yihadistas del ISIS, uno de los ataques químicos, con gas mostaza, más mortíferos de la Historia, arrasándola prácticamente. Ha llovido mucho desde entonces, pero la barbarie y el horror no han cesado y, lo que es peor, no tiene visos de que vaya a cesar.
                      

                                                Jorge Cremades Sena