viernes, 6 de febrero de 2015

BRUSELAS NOS ANIMA

                        En efecto, no es una cuestión caprichosa y subjetiva sino la consecuencia de un análisis de la evolución de la economía en la UE según los datos económicos objetivos y su proyección, salvo error u omisión, de cara al futuro, lo que determina las previsiones económicas. Y éstas, según Bruselas, son en general buenas, en cuanto al crecimiento económico para 2015 se refiere, para toda la UE, y más que buenas para España, que crecerá un 2´3%, liderando así el crecimiento de todos sus socios europeos. Un crecimiento que, por ejemplo, supera al de Alemania, el motor de Europa, en ocho décimas. Una buena noticia sin lugar a dudas. Bruselas, (o mejor la realidad) así nos anima a seguir por la senda iniciada y, coincidiendo con otras entidades (como los grandes bancos españoles u otras instituciones económico-financieras nacionales e internacionales), eleva la previsión de crecimiento de nuestro país por encima incluso de las previsiones del Gobierno de Rajoy. Cierto que la elevación del optimismo por la economía española, que hace Bruselas y el resto de organismos y analistas nacionales e internacionales, queda bastante empañado por la previsión del paro crónico por encima del 20% y por la fuerte deuda pública; pero no es menos cierto que sin crecimiento económico es imposible afrontar con éxito dichas variables, ni ahora, ni en el futuro. Si hace apenas año y medio éramos el gran problema de la UE, el vagón de cola prácticamente, a punto de entrar en la UVI, si la financiación de nuestra economía era cada vez más cara y difícil, estando al borde de un rescate, como sucedió con Grecia (por dos veces), no es cuestión ahora de echar las campanas al vuelo, pues queda aún mucho por hacer, pero sí de albergar la esperanza y, por supuesto, de reconocer que, al igual que entonces, los hechos son tozudos y, por encima de cualquier interpretación subjetiva e interesada, no cabe negar que los actuales datos son claramente positivos, por más que algunos se empeñen de forma inexplicable en devaluarlos. Es evidente que el primer requisito, básico para todo lo demás, es el crecimiento económico, al margen del posterior reparto que se haga del mismo (eso es otra cuestión), pues en caso contrario la solidaridad sólo serviría para repartir miseria al no generarse riqueza. Por tanto, al margen de la opción política que cada uno tenga, no debieran dolernos prendas a la hora de valorar estos datos de forma positiva, sin peros que valgan, pues al fin y al cabo, de confirmarse, van en beneficio de todos los españoles.
            Tengo más dudas en si van en beneficio o no de todos los españoles las movidas que se traen IU y Podemos, o, para ser más exactos, algunos destacados miembros de ambos partidos que, sin rubor alguno, pretenden hacernos ver lo blanco como negro. Mientras Tania Sánchez, como dice algún medio, se mueve entre el “no me voy a ir de IU” (y se va) y el “no entraré en Podemos” (y ya veremos), Pablo Iglesias no descarta absolutamente nada, teniendo en cuenta que los propios estatutos de Podemos cuentan con dos artículos hechos a medida para “integrar” a la ya ex dirigente de IU, organización que, dinamitada desde dentro, está más que condenada a sobrevivir en el seno de Podemos. A estas alturas no cabe duda a la mayoría de analistas que lo que está sucediendo es una calculada estrategia de ahogamiento de la organización izquierdista en favor de la nueva organización comunista de Monedero y compañía, a quien, por cierto, nadie critica por haber mentido a todos los españoles. En efecto, tras decir a diestro y siniestro que su comportamiento fiscal era inmaculado, siendo defendido por Iglesias, al extremo de que casi deberíamos hacerle un homenaje por haber decidido tributar en España, Monedero, al ser descubierto por la prensa, reconoce finalmente su deuda con Hacienda por el asunto de los 425.150 euros por trabajos de asesoramiento y presenta una declaración complementaria (como suelen hacer muchos chorizos cuando les cogen para evitar males mayores) para zanjar el asunto. Eso sí, para a continuación alardear públicamente de que le están persiguiendo y retar a Montoro con chulería diciendo que no le tiene miedo a sus amenazas. No sabíamos que para el empresario Monedero la exigencia del pago de los impuestos pertinentes según la ley era una amenaza. Tampoco que desde IU o Podemos se hiciera el silencio. ¡Qué dirían si lo hubiera hecho un político-empresario, como él, perteneciente a la “casta”! ¿No les parece todo esto una tomadura de pelo?
            En fin, destacar también que Catalá, el Ministro de Justicia, modifica el Anteproyecto de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, limitando los poderes que pretendía Interior para la Policía; por tanto, ni el Ministro de Interior podrá autorizar escuchas, ni los agentes podrán recoger pruebas de ADN sin asistencia letrada, cambiándose además la figura de “imputado” por la de “investigado” en la instrucción.
En cuanto a otros asuntos añadir que la Guardia Civil cifra en 3´4 millones las comisiones pagadas a UGT, según informe sobre el caso de las facturas falsas; que Bildu deberá devolver 600.000 euros que dio a una ikastola vascofrancesa; que Madrid limitará el tráfico en el centro si hay polución; y que el entorno de Fabra, el presidente de la Generalitat Valenciana, ya lo considera candidato tras la visita de Rajoy a Valencia. Entretanto, como contundente rechazo a la pederastia, el Papa envía una carta a los obispos de todo el mundo diciéndoles que “no hay sitio para los que abusan de menores”… yo añadiría que sí hay sitio, la cárcel. 
Y en el exterior, Ucrania y Grecia. Por una parte, los países europeos se niegan a armar a Ucrania contra Rusia, aunque Hollande y Merkel consensúan con Poroshenko un plan de paz urgente que hoy mismo expondrán a Putin en Moscú. Por otra parte, mientras la banca griega pierde una cuarta parte de su valor desde la victoria de Syriza y Grecia pide a Alemania hasta mayo para negociar un nuevo rescate, Berlín tumba el plan financiero del Gobierno de Tsipras, se aferra a la Troika y exige a Atenas que cumpla sus compromisos, por lo que Varufakis, el Ministro heleno de Finanzas, dice que humillar más a Grecia dará alas al nazismo. Como en el asunto de Monedero, cuesta creer que sean amenazas o humillaciones la exigencia de cumplir con las obligaciones o compromisos adquiridos. Y menos aún que no se exijan por temor a posibles amenazas nazis, sobre todo si la propuesta viene desde el otro extremo, es decir, el comunismo o la extrema izquierda.

                                                Jorge Cremades Sena