sábado, 14 de febrero de 2015

LOS ANTI-PODEMOS

                        Aunque, si nos atenemos a la propia esencia de Podemos, como partido comunista marxista-leninista antisistema de la democracia occidental, los anti-Podemos debieran ser (por mero sentido común) todos aquellos que, al margen de su ideología, apuestan por vivir bajo el sistema político de libertades dominante, entre otros lugares, en todos los países europeos que forman parte de la UE, acaba de surgir, según publica algún medio, un movimiento ad hoc, el MEVA (Movimiento Español-Venezolano Anti-Podemos), que, como su nombre indica, agrupa a venezolanos y españoles contrarios al chavismo, imperante en Venezuela, que nada tiene que ver con las democracias occidentales. Por otro lado, los dirigentes de Podemos, Iglesias y Monedero, además de las denuncias presentadas en España por la opacidad en sus cuentas, también habrán de enfrentarse, al menos como implicados, al COPEI (Comité de Organización Política Electoral Independiente) venezolano que llevará a los tribunales al Gobierno de Maduro para que presente las facturas que acrediten los trabajos supuestamente realizados por los líderes de Podemos tan generosamente pagados, mientras el pueblo venezolano las está pasando canutas. Es la consecuencia lógica de la doble moral de estos dirigentes comunistas que, aprovechando el lógico malestar del pueblo español por la situación de crisis y las altas dosis de corrupción política, se presentan como liquidadores mágicos del sistema e introductores de un nuevo sistema que, a todas luces, donde ha gobernado sólo ha traído a sus pueblos no sólo la miseria económica sino la ausencia de libertades. Y lo hacen con grandes dosis de opacidad sobre la financiación de su partido, exigiendo trasparencia total a los demás; con grandes dosis de anticapitalismo, cobrando emolumentos desorbitados por sus supuestos trabajos de asesoría; en definitiva, con grandes dosis de cinismo e incoherencia entre lo que predican y lo que son. Ni una sola propuesta concreta y viable sobre ningún asunto importante, remitiendo las respuestas a “lo que diga el pueblo”, coletilla utilizada para resolverlo todo con apariencia democrática, cuando en realidad una “casta” dirigente domina el cotarro de forma implacable, con listas cerradas y supervisadas por la nomenclatura.
            Entretanto, la mayoría de los partidos del sistema enredados en líos de corrupción o peleas internas, pendientes a diario del turno que le toque a cada uno de ellos. De un lado en el PSOE algunos líderes reclaman a Sánchez primarias en Madrid, entre ellos Chacón o Ximo Puig, así como los partidarios del defenestrado Gómez, mientras en Ferraz se teme que Gabilondo les diga “no” si continúa este ruido interno y Carmona remata diciendo que él “no hubiese destituido a Tomás Gómez”, cuando todo apunta a que Sánchez le expulsará incluso de su Ejecutiva (¿cabe más confusión en el asunto? De otro lado la Justicia pone cerco al PP por financiación ilegal, ya que Anticorrupción pide ocho años para ex dirigentes en Valencia, mientras el juez investiga la sede popular en Palma… y lo que te rondaré, morena. Y, para colmo, el juez Andreu ve fraude en la salida a Bolsa de Bankia, creyendo que el banco y cuatro directivos alteraron la información sobre las cuentas para llevar a cabo la operación en 2011, por lo que impone una fianza civil de 800 millones de euros a Rato y su equipo. Finalmente, aunque por otro tipo de asuntos, tampoco se libre Don Juan Carlos de Borbón de líos con los tribunales y sus abogados han presentado un sólido recurso del Rey emérito contra la admisión de la demanda de paternidad en el que resaltan el gran número de contradicciones en que incurre la demandante.
            Y en noticias internacionales cabe destacar que Alemania y España tiran del crecimiento de la UE según los últimos datos y las previsiones al respecto; que Obama busca ayuda contra los ciberataques en Silicon Valley, viajando a California para pedir que las empresas tecnológicas estrechen su colaboración al respecto, pero los altos directivos del sector como los de Google, Facebook o Twitter le dan la espalda, con lo que la lucha abierta por el espionaje masivo se mantiene intacto; que el mítico músico Pablo Milanés, ante una realidad ineludible, declara que “Cuba forma parte del fracaso del socialismo”; y, finalmente, que Cristina Fernández, la Presidenta de Argentina, anda en hora muy bajas, siendo acusada de encubrir a terroristas, ya que Fiscalía la imputa en el “caso AMIA”, retomando la denuncia del fallecido fiscal Nisman, mientras que su Jefe del Gabinete califica el asunto de “golpismo judicial”.

                                                Jorge Cremades Sena