jueves, 26 de febrero de 2015

FIN DE LEGISLATURA POR DECRETO

                        Aunque parece ser que Rajoy no piensa apurar a tope la Legislatura y cumplirá el plazo (en contra de las especulaciones que apuntan a un retraso con fines electoralistas), convocándolas en noviembre o, a lo sumo, a principios de diciembre, con lo que todo el Gabinete está pendiente de la concreción de dicha fecha de forma definitiva, algunos, que ni siquiera son parlamentarios, ya la dan como liquidada y lo hacen por decreto verbal, pues nadie le ha dado representatividad para hacerlo de otra forma. Es el caso de Pablo Iglesias que, en referencia al debate del estado de la Nación en el Congreso de los Diputados, se auto proclama Jefe de la Oposición y dice que ese no es el debate, ya que el debate, según él, está en la calle y, por tanto, reta a Rajoy a que debata con él públicamente y cara a cara. Y eso que nadie le votó aun ni para ser diputado en el Congreso. ¿Se lo imaginan como verdadero Jefe de la Oposición o cómo Presidente de Gobierno legítimo y legal por decisión mayoritaria de los españoles? ¡Qué no haría en tales circunstancias! Obviamente la crítica a esta prepotencia antidemocrática ha sido generalizada, no sólo por parte del partido que apoya al gobierno, sino además por parte de casi todos los partidos que conforman la oposición democrática oficial porque así lo decidió el pueblo español en las últimas elecciones generales. El chaval de un plumazo relega, porque le viene en gana, a todos los representantes políticos que por decisión democrática del pueblo español detentan la soberanía nacional en el Congreso de los Diputados. No critica el debate parlamentario, simplemente lo invalida, pues, para él, el verdadero debate no está en el hemiciclo, sino en la calle. Y se queda tan a gusto. Entretanto, mientras la oposición venezolana se une ante el aumento de la represión y protesta en las calles por la muerte de un estudiante por la policía, el grupo de Podemos en Europa, del que también forma parte IU, justifica los “escuadrones de la muerte” de Maduro, rechazando que se debata en la Eurocámara sobre la represión en Venezuela. ¿En qué estaría pensando Iglesias en su autoproclamación como Jefe de la Oposición en España?
            Bueno, dejando a Iglesias y a sus ramalazos antidemocráticos a un lado, una vez finalizado el debate sobre el estado de la Nación, no el de Pablo sino el verdadero (aunque sus protagonistas lo convirtieran en un pre-miting electoral), otro debate se desata en la calle y en los medios sobre quien lo ganó, si el Presidente del Gobierno o el Jefe de la Oposición (con permiso de Pablo Iglesias y aunque él ya lo haya relegado), y, como suele suceder en estos casos hay para todos los gustos. En efecto, según un sondeo de SigmaDos ganó Sánchez por 4´7 puntos y resultó más brillante que él, ya que Rajoy sólo le venció en agresividad y en demagogia; pero según otro sondeo de NCReport el vencedor fue Rajoy para el 40´1% de los españoles, Sánchez para el 33´7%, mientras `para un 20´3% simplemente hubo un empate. ¿Se entiende algo? Yo creo que poco. Resultados tan dispares no pueden ser ciertos ambos. Por tanto, para que nadie se enfade nos quedamos con el empate, y punto.
            Y, pasando ya de los debates, otros asuntos ocupan el interés mediático y político como que Interior practica la deportación contra las bandas latinas, aplicando la Ley de Extranjería a los cabecillas, con lo que ya está bien que semejantes individuos practiquen impunemente la violencia; como que Antiviolencia castiga al Betis por los gritos contra la ex pareja de un jugador, con lo que, no está nada mal que por fin el futbol se plante frente al machismo; como que Competencia, tras comprobar por correos electrónicos entre personal de las petroleras acuerdos para pactar las tarifa, sanciona a cinco de ellas con 32 millones de euros, con lo que se pone coto a esta práctica abusiva; como que el “mitinero” Gabilondo se enfrenta por primera vez a más de 1.500 personas que llenan un polideportivo, con lo que, de seguir así, puede ponerse en forma para todo lo que se le avecina; como que, un juez anula el convenio de las autopistas y pide su liquidación, con lo que el Estado tendrá que asumir un desembolso de 4.500 millones a los acreedores, a pesar de que Fomento había pactado una quita del 50% de la deuda y el pago aplazado del resto; o, como que, las comunidades cifran en 95.000 los afectados por la hepatitis C, con lo que urge hacer lo que sea para que todos ellos cuenten con las medicinas adecuadas para su curación o para mejorar su calidad de vida.            
            Y, como era de esperar, el Tribunal Constitucional, da carpetazo al desafío de Artur Mas, anulando por unanimidad la consulta fraudulenta del 9-N y prohibiendo futuras consultas secesionistas, con lo que el President dice que las elecciones son “el único camino” tras esta sentencia. Lleva toda la razón Artur Mas, las elecciones son, en efecto, el único camino, antes y después del 9-N, pero, obviamente, las elecciones legales, convocadas en tiempo y forma establecidos y por quien tiene la competencia para hacerlo. No hacerlo así es el único camino para el totalitarismo antidemocrático.
            En asuntos externos, además del ya citado sobre Venezuela, destacar que, por un lado, Bruselas rebaja las exigencias de cumplimiento del déficit y, por otro lado, que en Méjico el ejército miró hacia otro lado en la matanza de jóvenes en Iguala.
            Entretanto el Atlético de Madrid sale vivo de Alemania al perder 1-0 ante el Leverkusen en un complicadísimo partido, como mínimo tan complicadísimo como el que con toda seguridad tendrán los alemanes en el Calderón en la vuelta.

                                                Jorge Cremades Sena