lunes, 29 de septiembre de 2014

CONSEJO DE ESTADO, NO AL 9-N

                        Por unanimidad y de forma contundente, como cualquier persona con sentido común esperaba, el Consejo de Estado, avalando los recursos del Gobierno contra el 9-N por invadir competencias estatales, ha dicho un rotundo no a Artur Mas, negándole la potestad para convocar la consulta. Los consejeros recuerdan que esa capacidad corresponde sólo al Gobierno de España, precisamente, porque así lo decidieron los españoles, incluidos los catalanes. Y, entretanto, la Generalitat, en un nuevo episodio esperpéntico, presenta en público las urnas de semejante mascarada, sin querer entender que su President bordea la comisión de hasta cinco delitos tras haber cruzado la línea roja de la Ley, por lo que, de mantener dicha actitud, tras la previsible sentencia del Tribunal Constitucional habría de ser juzgado como cualquier hijo de vecino. Entretanto, según una encuesta de NCReport, sobre la opinión de los catalanes al respecto, el 56´5% cree que Artur Mas debe dar un paso atrás y dimitir si no consigue celebrar el referéndum el 9-N, el 50´5% no vería con buenos ojos un pacto con ERC o PSC para agotar la legislatura y el 53´2% es partidario de adelantar las elecciones. Por cierto, si como dijo Mas anoche de forma descarada y desvergonzada, sólo quiere saber la opinión de los catalanes y por ello convoca la consulta ilegal, no estaría de más que, si no es cínica su postura, convocara o encargara una encuesta, como tantas otras que circulan para conocer la opinión pública; sería la forma normal y, por supuesto, legal de conocer la opinión de la población frente a esta especie de “ficción de referéndum”, amparándose en una ilegal Ley de Consultas, cuyos títulos II y III quedan desmontados por el Consejo de Estado por la sencilla razón de invadir competencias estatales que no corresponden al Parlament.
            Entretanto el Gobierno de Rajoy, mientras promueve los pertinentes recursos al TC contra la ilegal consulta de Mas, ofrecerá una propuesta de consenso parlamentario contra la corrupción, otro asunto más que peliagudo, justo cuando Díaz exige que Matsa devuelva la subvención millonaria que le otorgó Chaves en su día y justo cuando se publica que Liechtenstein informa que Artur Mas Gavarró podría estar ligado a “negocios ilegales” de los Pujol. En efecto, en una nota remitida a las autoridades españolas a principios de mes, la Unidad de Inteligencia Financiera del Principado advierte de que “a través de fuentes públicas” ha conocido que Mas podría estar relacionado con “actividades ilegales de la familia Pujol” a través de Brantridge Establishment, creada en 2005 y disuelta, curiosamente, en 2014; datos que, obviamente ya han sido enviados a la Udef (es decir, la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal, sobre la que Pujol dijo que qué era eso; imagino que ahora ya sabe lo que es) y a Fiscalía. ¡Mira que si llevan razón quienes dicen que esta locura independentista de Mas es la tapadera de otros asuntos! De momento, prefiero creer en las palabras del President, aunque no se lo merezca, de que ni tiene cuentas en el extranjero, ni es corrupto, ni tiene negocios con los Pujol, tal como anoche dijo en la tele, pues sólo faltaba que llevaran razón los malpensados. En todo caso, es probable que algunos consideren que con la independencia, borrón y cuenta nueva.
            Y mientras la extrema derecha saca partido a la crisis, tejiendo redes de asistencia social sólo para españoles por parte de grupos xenófobos (al extranjero ni agua… ¿no suena a nacionalismo?), la Policía detecta medio centenar de captadores de yihadistas en España (la violencia más atroz, que está en casa), se dispara el coste de la ampliación de Barajas por el retraso en las expropiaciones (los de Podemos no tendrían estos problemas) y el pederasta de Ciudad Lineal dice ahora que de niño sufrió abusos (siempre cabe culpar al destino, aunque ¿por qué no se sometió a un tratamiento ni siquiera cuando estuvo preso?. Son otras noticias que merecen la atención.
            En cuanto a lo que sucede más allá de nuestras fronteras, mientras Hollande acentúa su debilidad tras perder el control del Senado (Francia se complica cada vez más su gobernabilidad), Pekin reprime con dureza la revuelta democrática en Hong Kong, donde miles de jóvenes se movilizan para pedir más democracia… (¡Y los que disfrutamos de ella nos la queremos cargar! En fin, es lo que hay.)

                                               Jorge Cremades Sena