sábado, 27 de septiembre de 2014

ESPERPÉNTICA COMPARECENCIA DE PUJOL

                        Por fin Jordi Pujol compareció en el Parlament de Catalunya, no precisamente para dar cuenta con pelos y señales, ni de su fortuna en paraísos fiscales, ni, mucho menos, de las del resto de su familia. Lo primero porque no le ha dado la gana o no ha podido darla, lo segundo porque no tocaba, ya que la comparecencia era para aclarar su fortuna personal, la que él mismo dijo tener en Andorra sin haberla declarado al fisco durante más de treinta años. Una esperpéntica comparecencia en la que incluso, irritado, se ha permitido el lujo de abroncar a los diputados de la oposición por mostrar una actitud “poco respetuosa” y porque “han abierto una causa general” inaceptable; en la que, sin aportar un solo documento probatorio, tras una intervención leída, y ciñéndose sólo al citado dinero de Andorra, reitera que procede de una “herencia”, aunque, según él, técnicamente debiera hablarse de un “legado” de su padre, que, como saben, su propia hermana desconocía; y en la que, arropado inexplicablemente por CiU (a pesar de que una de sus hijas, más ofendida aún que él, rompiera su carnet como militante), ha llegado a manifestar, con cierto tono amenazante o como aviso a navegantes, que de tanto tirar de la rama se puede derribar el árbol, tras afirmar “rotundamente” por activa y pasiva, apelando a la fe ya que la realidad parece contradecirle, que nunca ha sido “un político corrupto”, negando haber recibido nunca “dinero por una decisión política” mientras fue jefe del Ejecutivo catalán más allá que su sueldo, entre otras cosas, porque en los años 70 era un “hombre con mucho dinero”, incluso mucho más del que “he tenido cuando tuve responsabilidades e influencia política o ahora”. Fin literal de la cita, que diría Rajoy. Y ante las preguntas sobre las fortunas de sus hijos, incluso algunos investigados judicialmente, como no tocaba… mutis por el foro. Milagro, puro milagro.
            Una comparecencia tan inútil y esperpéntica en la que para estar en consonancia con las palabras del ex Molt Poc-honorable President, los miembros del Parlament debieran haberle aplaudido con fervor y agradecerle todos los sacrificios, pues como él mismo se pregunta “¿qué puede hacer un hombre rico con 40 años?” y tras responder que muchos optan por hacer inversiones, negocios, comprar fincas o viajar, su opción “prioritaria” (que no exclusiva, luego puede haber otras opciones) fue “construir Catalunya” (salió la vena patriótica), de lo que se siente “orgulloso”, y subrayando que no decidió hacer política “para ganar dinero” pues “ya lo tenía” (en fin, que eso de enriquecerse en la política queda para los muertos de hambre, pues ser rico es garantía de honestidad). Además aclara que “tener dinero en el extranjero puede ser criticado pero no presupone que el origen de este dinero sea ilícito”, lo que siendo cierto (ya veremos en su caso si el origen es ilícito o no), no borraría que lo ilícito y reprobable por su parte (más todavía como gobernante) es haber mentido públicamente diciendo varias veces que no tenía dinero en el extranjero y no declararlo al fisco, frente al resto de catalanes sobre los que gobernaba. Y pone la guinda (ya es el colmo) al explicar por qué la herencia paterna, desconocida por su propia hermana, apareciera en Andorra, pues, ¡cómo no!, tiene mucho que ver con su entrega en cuerpo y alma al nacionalismo ya que por “falta de confianza” de su padre y por “miedo” ante el “compromiso político” de su hijo en esa obsesión de construir Cataluña (antes se ve que no estaba construida), le puso el dinero a buen recaudo por si le ocurría algo. Un enternecedor relato al que sólo le faltaría añadir  que, en caso de que así hubiese sido, dicha fortuna en el extranjero se destinara a invertirlo en esa Cataluña naciente gracias a Pujol; aunque, lamentablemente, le sobra esa especie de desconfianza heredada por su parte en dicha Cataluña incluso cuando él la presidía ya que, de lo contrario, pasados aquellos primeros momentos de incertidumbre sobre el futuro de España, hubiese repatriado su fortuna... ¡Ah, perdón, se me olvidaba que entonces se puso de moda aquello de España nos roba! En fin, ya ven, totalmente enternecedor. Al final, salvo que la metáfora del árbol caído de tanto tirar de una rama, a la que alude Pujol, tenga efectos desconocidos, parece que tras este esperpento, todos los grupos, excepto CiU, que ha cerrado filas con el ex President (su hija supongo que volverá a darse de alta como militante), van a solicitar una comisión de investigación para intentar aclarar la verdad.
            Entretanto, un imputado desvela el reparto del dinero de los ERE entre PSOE y PSC ya que 100 millones fueron a parar a una aseguradora controlada por ambos. Y, dejando la corrupción, mientras el Gobierno prepara los presupuestos para 2015 (previendo la creación de 622.000 empleos y el primer aumento de la inversión desde 2008, elevando el crecimiento al 2% y subiendo las pensiones al menos en 0´25%, entre otras medidas), la Policía acusa al pederasta de dos tentativas de homicidio, en tanto que éste se les queja de que le están “destrozando la casa”, mantiene que es “un buen hombre” y niega los 16 delitos que se le imputan; no obstante, la juez dicta prisión incondicional para semejante sujeto.
            Y para finalizar la crónica, mientras el Parlamento británico aprueba los bombardeos sobre Irak, cae en Melilla una red yihadista que coordinaba un ex militar español desde Siria. Por su parte Ucrania llega a un acuerdo para volver a recibir gas de Rusia. Buenas noticias, sin lugar a dudas.         


                                               Jorge Cremades Sena