viernes, 26 de septiembre de 2014

SOBERANÍAS A GOGÓ

                        Mientras Artur Mas se digna por fin a anunciar que será mañana, sábado, cuando rubricará la Ley de Consultas y aprobará el decreto de convocatoria de su ilegal referéndum, Urkullu pide un pacto para dotar de soberanía al “pueblo vasco”, una reforma electoral que, según el lehendakari, evitaría referendos. Es insólito que en esta especie de orgía soberanista a gogó los más intransigentes demandantes de soberanías procedan de Cataluña y País Vasco, justo dos territorios que jamás fueron soberanos ni conformaron reino alguno al que hacer referencia histórica, ni durante el complejo periodo medieval en plena Reconquista (cuando surgieron los reinos medievales), ni, mucho menos, en fechas posteriores (cuando surgieron los estados modernos). Y es curioso que, a diferencia de ellos, en territorios que, durante más o menos tiempo, gozaron de independencia, bien en el mundo cristiano (Asturias, León, Galicia, Navarra, Aragón, Castilla….), bien en el mundo musulmán tras el desmoronamiento del Califato en las conocidas taifas (Valencia, Zaragoza, Toledo, Tortosa, Denia, Badajoz….y así varias decenas más hasta la reconquista del Reino nazarí de Granada), se asuma con total normalidad la pertenencia indiscutible al actual Estado de Derecho español como lógica consecuencia del complejo proceso histórico de su formación. Y hasta es paradójico que, coincidentes en sus reivindicaciones independentistas, los dirigentes soberanistas catalanes y vascos, hayan tergiversado la historia para que les sirva como argumento, al extremo de que, por ejemplo, en la Guerra de Sucesión, el hecho histórico que, tergiversado adrede, sirve de base al independentismo catalán en este caso, ambos pueblos, como llaman ellos, en todo caso españoles ambos, lucharon en bandos diferentes, lo que demuestra que ambos simplemente luchaban por España y por su futuro rey entre los dos candidatos. Y así, tantos y tantos casos de prostitución intolerable de los hechos históricos.
            Apela Mas a su “astucia”, como la que tuvo David para “vencer a Goliat”, como estrategia de éxito para su antidemocrático proceso, en tanto que la Vicepresidenta Santamaría dice que el Gobierno actuará con “celeridad” para hacer frente al órdago independentista. Y Urkullu, tras la experiencia vasca con Ibarretxe, plantea astutamente un pacto para conseguir la soberanía y evitar referendos. ¿Por qué se evitarían referendos? En el fondo, dos formas de conseguir el objetivo de independizarse de España, uno camuflado y el otro a lo bestia. Para quien busca, sea como sea la independencia (aunque fuera la de mi pueblo) ningún modelo de estado les vale, su voracidad les lleva finalmente a pretender destruirlo para crear su modelo propio en su particular territorio. Y mientras Pujol, que comparece hoy en el Parlament, se escudará probablemente en que Cataluña sufre un linchamiento sin precedentes (la otra gran mentira), olvidando que, en todo caso, lo que sufre es un saqueo sin precedentes, para eludir la aclaración fehaciente del origen de su fortuna en paraísos fiscales y in declarar al fisco, el Estado democrático pone en libertad por cáncer a otro etarra (genuino representante de otra forma aún más bestia de conquistar la independencia) contra el criterio del Fiscal y el de los forenses.  
            En cuanto a otros asuntos se refiere, destacar que el presidente de RTVE, Gónzalez-Echenique se va, pero haciendo reproches, al no recibir los fondos del Estado, 130 millones, que pedía para salvar el ejercicio, considerando que es “el garbanzo negro”. También que la película “Vivir es fácil con los ojos cerrados” de David Trueba ha sido elegida finalista en su itinerario hacia los Oscar. Y lamentar que el pederasta Ortiz, en cuyas viviendas se están buscando pruebas incriminatorias indiscutibles, fuera liberado en su día sin haber recibido terapia sexual ya que hasta los jueces habían denegado su excarcelamiento por no esforzarse y no seguir el tratamiento psicológico específico, así como que en la ficha policial no figurara que era pederasta. Circunstancias que, de ser ajustadas a la ley, aconsejan su inmediata modificación. ¿O, no?
            Y mientras los movimientos próvida estudian crear un nuevo partido político para castigar al PP por permitir la retirada de la reforma del aborto, el Gobierno popular defiende para Europa un modelo federal, según el nuevo plan de acción diplomática elaborado por Exteriores. Es decir, mayor compromiso de unidad entre estados soberanos e independientes que libremente apuestan por algo más que una asociación o suma de estados miembros, prefiriendo un objetivo político centrípeto (la esencia de los federalismos); todo lo contrario de esa especie de invento de federalismo español, al que seguramente se refiere Urkullu, en que territorios no soberanos apuestan por un objetivo centrífugo (la antítesis del federalismo) para finiquitar el Estado al que pertenecen, ya tan descentralizado que, prácticamente, supera en muchas competencias territoriales a verdaderos estados federados.  
            La triste noticia del día es la muerte del misionero García Viejo, infectado de ébola y repatriado hace cuatro días, para ser tratado en el Carlos III. Descanse en paz. Tan cruel enfermedad arranca así otra vida dedicada a los demás, la de otro ser excepcional que dedica su existencia a ayudar a los más necesitados, quienes en el más absoluto desamparo mueren por decenas casi diariamente, víctimas del ébola que está haciendo estragos en varios países africanos. La cuestión es si la Comunidad Internacional hace o no todo el esfuerzo por erradicarla. La respuesta es no. Hasta el propio Obama reconoce ya que la Comunidad Internacional no hace lo suficiente contra el ébola y da la voz de alarma para frenar la epidemia y evitar “miles o millones de muertes”. ¿Sería igual el esfuerzo si la epidemia afectara a territorios del maravilloso mundo que llamamos desarrollado? Seguro que no. ¿O, sí?


                                               Jorge Cremades Sena