miércoles, 3 de septiembre de 2014

TREINTA AÑOS DE CLANDESTINIDAD FISCAL

                        Sin lugar a dudas la noticia más destacada de ámbito nacional es la comparecencia de Montoro, el Ministro de Hacienda, en el Congreso de los Diputados para tratar sobre el “caso Pujol”. Con una contundente intervención, el ministro promete “llegar hasta el final” y poner cerco a “30 años de clandestinidad fiscal” por parte del ex President catalán, sobre quien se sospecha, según los datos, que puede haber cometido “uno o varios delitos”, pues “estamos ante uno de los casos más graves de fraude fiscal que ha habido en España” y “no podemos creer a quien ha engañado a la sociedad catalana durante 30 años”. Además, añade el ministro sobre Pujol que, desde que comienza a percibir la persecución fiscal, “su postura política se radicaliza”, convirtiéndose en adalid del independentismo desde que Hacienda comenzara allá por el año 2.000 a investigar su fortuna familiar, cuando él era ministro con Aznar, y desvela que no se ha acogido a la reciente amnistía fiscal y que ha confesado cuando se ha visto acorralado por la Justicia. Una intervención que, al margen de otras consideraciones, no debiera generar crítica alguna sino todo lo contrario, aunque, como era previsible, en este país no es posible. Para unos, el ministro se ha pasado tres pueblos, arremetiendo con semejante alegato político; para otros, no ha llegado ni al primero, al no desvelar si la familia de Pujol tampoco se ha acogido a la amnistía, desvalorizando su comparecencia porque todo obedece a la amenaza independentista o invalidándola incluso achacándole que dentro del PP hay muchos Pujol. En fin, que, mezclando churras con merinas, olvidando las limitaciones legales sobre secretos fiscales que pueden incluso hacer incurrir al ministro en conducta delictiva si se pasa de la raya, utilizando la estrategia del “y tú más” y otras prácticas filibusteras, para que se entienda la comparecencia en un ataque a las políticas independentistas de Cataluña, si te descuidas dan la sensación de que quien merece el rechazo generalizado es el ministro mientras la víctima es Pujol. Y luego nos quejamos de la corrupción generalizada y de las conductas poco edificantes de nuestros políticos y gobernantes. No obstante, el Parlament, ante la decisión de Pujol de retrasar su comparecencia hasta el día 22 en vez del próximo viernes como estaba previsto, abrirá una investigación.
            Por lo demás, mientras un testigo dice que el cuñado de Matas cobraba las comisiones del PP balear (espero que los alegatos contra el ex president de Baleares nadie los considere como saña contra él al igual que hacen algunos con Pujol), más de la mitad de los jóvenes españoles está a favor de la pena de muerte (espero que nadie reivindique el sacrosanto derecho a decidir que esgrimen algunos) y sólo un 16% de españoles está dispuesto a usar armas para defender a España (espero que nunca tengamos la necesidad de hacerlo). Entretanto el mes de agosto se cierra con 8.070 parados más, invirtiendo la tendencia de los últimos meses, aunque siendo a la vez el mejor agosto, siempre pésimo en asuntos de empleo, de la última década pues en todos ellos la destrucción de empleo fue significativamente superior en dicho mes.
            Y, sin lugar a dudas la noticia más destacada de ámbito internacional es la decapitación de otro periodista norteamericano, Steven Sotloff, compañero de cautiverio del ya decapitado Foley, por parte del autodenominado Estado Islámico. La misma puesta en escena y el mismo horror. Es un nuevo chantaje a Obama por parte del yihadismo radical que amenaza ahora con la decapitación de un tercer reportero, en este caso británico. El yihadismo redobla así su desafío, vuelve a difundir el macabro ritual de ejecución para que el mundo se aterrorice, repite el mismo verdugo de origen inglés y hace caso omiso a la petición de misericordia que públicamente les había hecho la madre de Sotloff. Habría que saber qué % de occidentales están dispuestos a usar armas para defender Occidente, pues como sea el mismo que el de españoles para defender España lo tenemos claro.
            Por lo demás, mientras el inmovilismo de la UE frena la carrera digital de las “telecos” europeas, la Comisión Europea presenta medidas extrema para el aislamiento de Rusia, endureciendo Bruselas las sanciones económicas, restringiendo el comercio de armas y tecnología, y boicoteando actos culturales y deportivos como la Copa del Mundo de 2018. Entretanto, la persecución a un presunto enfermo de ébola en las calles de Monrovia provoca escenas de espanto (se había escapado de un centro hospitalario), poniendo en evidencia el miedo a la epidemia existente en Liberia. Y, para finalizar, Cameron, desoyendo a Picardo, decide que en octubre el tipo impositivo de las empresas del Peñón pasarán del 1% actual al 15%, dando así el Reino Unido un verdadero golpe al paraíso fiscal del juego online en Gibraltar; bueno, algo es algo.
            En cuanto al deporte, Contador, asustando en la crono, lidera la Vuelta Ciclista tras la aparatosa caída de Quintana.


                                               Jorge Cremades Sena