jueves, 11 de septiembre de 2014

EL CLAMOR DEL PUEBLO

                        De no ser por la coincidencia con la celebración de la Diada, la noticia de la repentina e inesperada muerte de Emilio Botín, el Presidente del Banco de Santander, hubiese sido en exclusiva el tema destacado en todas las portadas de los diarios, como sucede en algunos de ellos. En efecto, la muerte por infarto de Botín a sus 79 años de edad ha llegado por sorpresa, conmocionando al mundo de la banca no sólo a nivel nacional sino también a nivel internacional. Y no es casualidad pues, desde que se hiciera cargo de la Presidencia del citado banco, importante pero de relevancia limitada, ha sido capaz de convertirlo en el banco más importante de la zona euro y situarlo entre los primeros a nivel mundial. Nadie en su sano juicio puede negarle su eficacia y eficiencia en su campo de actuación, multiplicando por 71 los activos de la entidad bancaria y extendiéndola por todo el mundo. Lo que en términos deportivos se consideraría un crack indiscutible. Su hija Ana le sucederá como Presidenta del Santander, al ser elegida por unanimidad por el Consejo de Administración tal como ya había previsto su padre. Sólo queda pues dar el pésame a la familia y, salvo algún que otro estrambote que confunde la gimnasia con la magnesia, sumarnos al homenaje público merecido que se le hace hoy en los medios con titulares como “Muere Botín, pierde la banca” o “el hombre que revolucionó la banca española” o “el banquero valiente”. Descanse en paz.
            En cuanto al asunto de la Diada, con motivo de su celebración el President Artur Mas pide a Rajoy que escuche “el clamor del pueblo”, mientras la ANC vende el “éxito de la Diada” antes de celebrarse y la fundación Reeixida, vinculada a la Generalitat, reparte banderas negras, que 34 ayuntamientos colgarán, simbolizando la “lucha a ultranza” contra el Estado Español. En fin, lo de siempre. De un lado el President sostiene en público que “el compromiso de la consulta es firme” aunque en privado dice al líder socialista Pedro Sánchez que si no hay referéndum convocará elecciones anticipadas, pues, según él, de lo que se trata es de “ser tratados como otras naciones del mundo”, olvidando que a nadie se le puede tratar como lo que no es, pues Cataluña, guste o no, jamás fue un Estado soberano. Que ahora pretenda serlo es otra cuestión, pero sometiéndose al trato que procede a su estatus jurídico y a la decisión final de quien detenta la soberanía, que no es la mayoría de los habitantes de Cataluña sino la del pueblo español, a quien previamente habría que ganar para su causa. No vale esta manía de erigirse en portavoces exclusivos del “clamor del pueblo” que han puesto de moda los populistas y los independentistas con el objetivo de extrapolar las reivindicaciones de los asistentes a sus convocatorias callejeras, por miles y miles que sean, como la decisión mayoritaria, casi unánime, de toda la población, que, ni siquiera así tendría validez jurídica en el caso que nos ocupa, aunque tenga importancia política. Menos aún cuando es más que previsible que la anunciada manifestación en Barcelona, para la que ya se han fletado cientos y cientos de autobuses, se convierta en ese “clamor del pueblo” que según Mas debe escuchar Rajoy, por ilegal que sea la reivindicación, olvidando que por muchos que sean no llegarán ni a la cuarta parte del total de la población de Cataluña, y, en todo caso, les asiste la razón jurídica y el derecho de seguir siendo españoles. En fin, mañana más.
            Por lo demás vamos a tener que reconocer que Andalucía está tocada por la varita mágica de la mala suerte o por los dedos afilados de buena parte de sus gestores y autoridades. Mientras un alto cargo de la Junta le reconoce a la Guardia Civil un fraude masivo con los fondos europeos que califica como “problema importante a nivel de toda la Administración andaluza” (veremos en que queda todo este asunto, gravísimo y preocupante), cae una red de narcos que operaba a través de uno de los chiringuitos más famosos del gaditano pueblo de Zahara de los Atunes. Hasta aquí, todo normal, pues en otros lugares también cuecen habas, si no fuera porque en la citada red estaban junto al dueño del chiringuito y otras personas, nada menos que militares y policías. Mal asunto para Andalucía y para cualquier otro lugar cuando se pone a las zorras cuidando el corral.
            Y en la UE Juncker crea por fin una Comisión Europea más política que la anterior, con siete vicepresidencias, en la que Cañete dirigirá la cartera de Energía en pleno conflicto con Rusia y tendrá que rendir cuentas como Comisario a tres mujeres, las vicepresidentas Braturek, Georgieva y Mogherini. ¿Tendrá algo que ver con su desliz machista en campaña que inútilmente sirvió como argumento de campaña a la oposición? Supongo que no. Será mera casualidad.
            Finalizo lamentando la dolorosa derrota de la Selección Española de Basket ante la de Francia, que la deja apeada de su Mundial y sin ninguna opción de conseguir medalla alguna al no pasar a semifinales. A veces ir de “sobraos” trae estas sorpresas, especialmente en el mundo del deporte. Sólo queda reflexionar y, por supuesto, felicitar a Francia y desearle suerte.

                                               Jorge Cremades Sena