lunes, 15 de septiembre de 2014

ENTENDIENDO EL “ESPAÑA NOS ROBA”

                        Siendo un pelín mal pensados y con algo de picardía, hasta seremos capaces de entender la acusación de los independentistas catalanes de que España les roba. Vean si no. No importa que, mientras Jordi Pujol Ferrusola declara ante el juez Ruz, marcando el debate del Parlament y generando temor en Convergencia (en estos casos se sabe cómo empiezan pero nunca cómo terminan), se publique que su hermano Oleguer fue el artífice de la mega operación Santander, al ser la única persona que figura como responsable en las escrituras de la venta de oficinas del banco que se realizó en 2007, con una inversión de 2.177 millones de euros, en tanto que su sociedad, Samos (siempre figuran las famosas sociedades), estaba, a su vez, controlada por otras, radicadas en cuatro paraísos fiscales. Hasta aquí todo normal entre quienes se mueven en el oscuro mundo de las operaciones económicas y financieras poco trasparentes, por ser benévolo. Nada que justifique el “España nos roba” hasta el momento. Sin embargo el pequeño de los Pujol, que sólo tenía 35 años cuando hizo esta descomunal compra (hay que tener en cuenta la superior inteligencia para los negocios con que la naturaleza dota a algunos mortales, incluso a veces a toda la prole de una familia) y que pone como domicilio la dirección de su padre en Barcelona, vivía en Madrid y, por tanto, dicha circunstancia, en caso de que se demuestre que sus sospechosas operaciones sean delictivas, siempre cabe la posibilidad de argumentar que, aunque “de iure” parezca que las fechorías se cometen desde Barcelona, “de facto” se hacen desde Madrid, la capital de España, donde vivía el autor de las mismas. Insólito ¿verdad?. Sí, pero no menos que otra serie de argumentos absurdos que utilizan los independentistas para fomentar el odio de los españoles que viven en Cataluña contra el resto de España.
            Por cierto, hablando de corrupción y fraude, el PSOE ofrece al Gobierno del PP y a su pretendida reforma, un plan para reducir a la mitad el fraude fiscal, uno de los fraudes preferidos por los chorizos de cantimpalo (perdón por el vulgarismo, me refiero a los delincuentes de guante blanco; los chorizos de cantimpalo están exquisitos), que, entre otras medidas contempla un aumento de funcionarios en la Agencia Tributaria y la creación de juzgados especializados contra el fraude. Totalmente de acuerdo con semejantes sugerencias, aunque yo añadiría que se exija que, tanto los funcionarios como los juzgados, funcionen. Nadie entiende que si una persona normal defrauda o simplemente se equivoca le caiga la del pulpo (vulgarmente hablado) no sólo, como debe ser, con la devolución de lo defraudado sino también con sus pertinentes intereses de demora y en los plazos pertinentes para ponerse al día, mientras que nadie se entera de las desorbitadas cantidades defraudadas de determinados personajes y, cuando se enteran, no se les aplique el mismo rigor. Hay que tener en cuenta que, simplemente recuperando la mitad de lo defraudado, saldríamos prácticamente de esta nefasta crisis o estaríamos muy cerca de conseguirlo
            En cuanto a los juzgados, especializados o no en fraudes o en cualquier otro tipo de delitos, es insólito que un holandés, condenado por violación, siga preso siete años después de que el ADN lo exculpe, al demostrarse que pertenece a un condenado británico a cadena perpetua que, curiosamente, cuando se cometieron las violaciones de tres mujeres, residía en Fuengirola, localidad donde se produjeron los hechos. Menos mal que un juzgado, al parecer, saca del cajón del sueño de los justos, nunca mejor dicho, el expediente alimentando la confianza de que, por fin se haga justicia con este preso inocente. Lo grave es que este tipo de irregularidades, más o menos graves, no son precisamente anecdóticas.
            Y, mientras Durán acusa a Junqueras de romper la unidad sobre la consulta por llamar a la desobediencia civil (es lo menos que puede hacer, aunque la acusación debiera ir acompañada de una ruptura contundente con ERC sin contemplaciones) y mientras Wert quiere que un tercio de las carreras sea bilingüe o sólo en inglés (no está nada mal, aunque, al margen del idioma, lo prioritario es que nuestros titulados dejen de ser de tercera categoría respecto a los de otros países de nuestro entorno), el ministro Gallardón se reunirá con Rajoy ante las presiones que sufre para retirar la ley del aborto. Parece ser que un sector del Gobierno, parte del PP y Arriola creen que aprobarla tendría coste en las urnas, aunque Rajoy aún no se ha pronunciado sobre el que fuera uno de sus compromisos electorales estrella. Al fin y al cabo, incumplir uno más, dirán algunos, qué más da. Sin embargo, dirán otros, incumplir esta promesa electoral, que no tiene costes económicos, sino ideológicas, carece de sentido. En todo caso, ¿para qué tanto ruido si ahora se deja las cosas como están? Al margen de lo que finalmente se haga (hay opiniones para todos los gustos) en lo que todos coincidirán es que en estrategia de imagen el PP deja mucho que desear. Fíjense que el ministro que al inicio se consideraba como el más “progre” del PP, resulta que, a estas alturas, haga lo que haga, se ha convertido en el más “carca”.
            En lo que respecta a otras noticias nacionales, procede mencionar la muerte de Isidoro Álvarez a sus 79 años de edad, dirigente de El Corte Inglés durante 25 años. Como en la muerte de Botín, hace unos días, los elogios a su figura son unánimes. “El hombre que hizo grande a El Corte Inglés”, “El hombre discreto que dirigió el CI”, “Muere Isidoro Álvarez, marca España”… son algunos de los titulares, mientras se perfila como sucesor a su sobrino Dimas Gimeno. Condolencias a su familia y que descanse en paz.
            Y fuera de España, mientras la Reina Isabel II pide a los escoceses que “voten con cuidado” en el inminente referéndum (nada descabellado ya que el ejercicio de la libertad siempre requiere el de la responsabilidad), varios países árabes aceptan atacar al Estado Islámico, legitimando una coalición global contra el yihadismo y la intervención anunciada de los EEUU. Por cierto, hablando de reinas, la nuestra, Doña Leticia, que hoy cumple 42 años, abre su agenda exterior con viajes a Roma y a Lisboa; ¡suerte y felicidades!.
            En cuanto a los deportes se refiere, mientras Contador gana su tercera Vuelta, la sexta “grande” de su carrera, colocándose a un escalón del mágico Indurain, el rey del Tour, Rossi vuelve a lo más alto del podio en Moto GP en San Marino, tras la caída de Márquez, en tanto que EEUU se alza con el campeonato del mundo de baloncesto tras derrotar a Serbia con comodidad por 129 a 92. Enhorabuena a todos ellos.

                                               Jorge Cremades Sena