lunes, 1 de septiembre de 2014

QUE NADIE VIOLE LA LEY

                        Lleva Rajoy razón cuando dice que “el Gobierno no puede consentir que nadie viole la ley” pues, obviamente, la ley está para que todo el mundo, sin excepción, la cumpla y quienes no lo hagan soporten su peso de forma inapelable. Y además, el Gobierno, ya sea el que él preside de todo el estado Español, o cualquier otro de cualquier otra instancia territorial, no sólo debe cumplir la ley sino además hacerla cumplir. Por tanto, nada que objetar, sino todo lo contrario, al discurso de Rajoy al inicio del curso político que comienza tras las vacaciones veraniegas, en el que, además, reivindica una bajada de impuestos prevista para 2015 e insiste en una serie de propuestas de regeneración política, entre ellas que gobierne el alcalde de la lista más votada. A tal efecto abre un plazo de dos meses para pactar con el resto de partidos políticos las pertinentes reformas del sistema (con permiso de Podemos que no quiere reformarlo sino cargárselo), mientras da un mensaje de optimismo y unidad, ya que “la unión hace la fuerza” mientras “la división siembra discordia”. Siendo todo este discurso impecable, el problema es que, desgraciadamente, en España hay excesiva división en asuntos de Estado, que debieran estar muy por encima de los intereses legítimos de los partidos, y demasiados que, incumpliendo la ley, desconocen el peso que ésta debiera tener, incluidos gobernantes que, al acceder al cargo, juraron o prometieron cumplirla y hacerla cumplir. Es precisamente por ello por lo que estamos en la complicada situación política que atravesamos últimamente. De aquellos vientos, vienen estas tempestades.
            Y, como incumplir la ley, en todos los sentidos, se ha puesto de moda en España, no lo iba a ser menos en aquellos asuntos que no sólo aportan beneficios políticos sino económicos. Por ello somos uno de los países desarrollados más corruptos del mundo. Es más, visto lo visto, ni la Asamblea Nacional Catalana se queda al margen de la corrupción política, admitiendo en sus actas un fraude de 1´5 millones de euros, no declarados al fisco, que revelan la voluntad de sus dirigentes de ocultar a Hacienda un posible delito fiscal en 2013. Pensarán que si Pujol, su familia y compañía, saquean a todos los catalanes, escondiendo sus vergüenzas en la bandera nacionalista, ellos no iban a ser menos bajo su bandera independentista. Si Pujol, el patriarca nacionalista, sólo declaró el dinero de Andorra tras ser descubierto por los medios, transfiriendo tres millones al Banco de Madrid para regularizarlos tras conocer la revelación de sus cuentas opacas en el Principado, y Pujol Jr. mantiene abiertas las empresas que Ruz le investiga desde 2013, imaginen el recorrido que puede tener la ANC hasta que se aclaren sus supuestas fechorías. Imagínenlo si la Policía sospecha que parte de los fondos ocultos de los Pujol procede de Banca Catalana, es decir, del periodo antediluviano.
            Entretanto, según la encuesta SigmaDos específica para Cataluña, ERC con el 23´2% de los votos ganaría con claridad a CiU con el 19´1%, seguidos de PSC con el 13´8%, Podemos con el 12´4%, PP con el 9´5%, C´s con el 7´5%, ICV con el 5´6%, CUP con el 3´6%, mientras que del 58´7% que apoya la consulta, sólo el 34´6% aspira a la independencia, mientras el 37´2% de los españoles exige más firmeza a Rajoy ante los soberanistas y el 38´7% pide que se suspenda la autonomía si Mas saca las urnas de forma ilegal. Y según NCReport, en el ámbito español, los datos difieren de los que ayer dio a conocer SigmaDos, aunque el PP ganaría las elecciones con el 33´9% (para SigmaDos las ganaría con el 30´1%), seguido por PSOE con 23´4% (para Sigma, 22´3%), Podemos con el 15% (21´2% para Sigma), IU con el 5´6% (4´1% para Sigma), UPyD con el 4´4% (5´6% para Sigma), CiU con el 2´8% (3% para Sigma), ERC con el 2´2% (3´3% para Sigma), PNV con 1´3% (1% para Sigma)…… lo que, al margen del mayor o menor % que una u otra encuesta concede a cada partido, ambas ponen en evidencia que el PP seguiría ganando las elecciones, que el PSOE sigue sin ganarse la confianza, que Podemos sigue en alza y que IU se hunde estrepitosamente.
            Por añadir otras cuestiones en el ámbito español, destacar que CaixaBank compra por 800 millones de euros el negocio de Barclays en España, mientras el Corte Inglés, que gana un 6´2% más (buena señal), reactiva un plan para su expansión internacional. Además, que unos 500 españoles siguen viviendo en los países africanos afectados por la epidemia de ébola, siendo en su mayoría médicos, empresarios o religiosos. Bueno, y que Defensa, a pesar de las siete averías en los aviones oficiales, solventa la cadena de fallos de los Airbus con un “kit” de repuestos. ¿Qué les parece? Algunos dirán que, al menos, no se puede criticar que no hacen nada para evitar el rídiculo que estamos haciendo a nivel internacional con semejante asunto.
            Y fuera de nuestras fronteras, que la artillería rebelde ataca dos buques guardacostas ucranianos, que China le niega a Hong Kong las garantías básicas de una democracia, provocando grandes protestas, que el Estado Islámico además del terror aboca a la miseria a Irak, y que en Brasil, la candidata presidencial socialista, Marina Silva, da un paso atrás en sólo un día en la defensa del matrimonio gay que había proclamado en la presentación de su programa electoral, la causa, las críticas de los evangelistas, la religión que ella profesa.
            Finalizo con el bochornoso espectáculo ofrecido por el Real Madrid en Anoeta, que, tras ir ganando a la Real Sociedad por 0-2 con un juego digno, una inexplicable pájara, demasiado frecuente ya en el equipo, le transforma de tal manera que es remontado hasta perder por 2-4 como si se tratara de un equipo mediocre sin recursos. No sucede así con la selección española de basket que aplasta a Egipto o de Carolina Marín que se convierte en campeona del mundo de bádminton al conseguir un inesperado oro, rompiendo la hegemonía china en dicha disciplina. Enhorabuena, por tanto, no sólo a nuestros baloncestistas y a Carolina, sino por supuesto a la Real Sociedad, que, a costa del Madrid, ha sabido reponerse del varapalo sufrido al ser eliminado para competir en Europa este año.


                                               Jorge Cremades Sena