martes, 9 de septiembre de 2014

MÁS IVA E IBI Y MENOS COTIZACIONES

                        Es la última recomendación de la OCDE a España para generar empleo, el principal problema, con permiso del independentismo, que tiene nuestro país. Subir el IVA y el IBI, que el Gobierno de Rajoy rechaza, al menos de momento, junto a la rebaja de cotizaciones, entre otras cuestiones, es la receta mágica que propone la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico, que reúne a los países más industrializados de economía de mercado. Así se contiene en el informe que sobre España hace tan selecto club, después de que, hace unos días, alertara de que bajar más los salarios dañaría la economía, tras mantener anteriormente todo lo contrario. Acusa al Gobierno de tener una actitud “pasiva con el empleo” en un país, el nuestro, en que constata que la mitad de los desempleados dejaron de estudiar a los 14 años y tiene el mayor porcentaje de jóvenes “ninis” de toda la Unión Europea, ya que uno de cada cuatro jóvenes, tanto chicos como chicas, entre 15 y 29 años, ni estudia ni trabaja; en que la mitad de los españoles entre 25 y 65 años no ha terminado ni el Bachillerato; en el que el 36% de los jóvenes de entre 25 y 34 años ha dejado los estudios antes de los 16 años, pero en el que también, la tasa de paro de los españoles con estudios superiores triplica la media de la OCDE. Un panorama desolador, se mire cómo se mire.
            Como desolador es el panorama de Cataluña y, por tanto, de España, en lo que respecta al referéndum ilegal sobre el independentismo que pretende convocar el Gobierno legal de Artur Mas, democráticamente elegido, sabiendo, tanto él como el Parlament de Catalunya, que su mandato democrático carece de competencias para hacerlo al no ser depositarios de la soberanía nacional que, en todo caso, reside en el conjunto del pueblo español. Ante el órdago antidemocrático de Artur Mas, Rajoy dice tener preparadas las medidas para impedir la consulta, entre ellas, recordarle expresamente a funcionarios y “mossos” que deben hacer que se cumpla la ley, presentar al Tribunal Constitucional un recurso, ya redactado, que impide la consulta, justo el día después de que la Generalitat decida la ilegal convocatoria, sin descartar, como último recurso, aplicar el artículo 155 de la Carta Magna, para retirar competencias a Cataluña si sus autoridades no acataran la suspensión previsible del Alto Tribunal. Por su parte, desde la Generalitat, haciendo encaje de bolillos con la ley (como la inminente “de consultas” que para nada cambia la legalidad constitucional vigente) para, generando más confusión, dotar de cierta apariencia de legalidad que maquille un acto claramente totalitario, lamentan que “no se respete la democracia” (¿qué democracia, la libertaria?) y el Conseller de Gobernación, con esta ceremonia de la confusión concienzudamente orquestada, se permite afirmar que los Mossos d´Esquadra estarán del lado de la ley, agitando así este mar de ambigüedades entre la legalidad constitucional y la “legalidad” anticonstitucional establecida “ad hoc” por el Parlament al margen de las reglas de juego democráticas establecidas. Y mientras su socio Oriol Junqueras apela a la desobediencia civil, Artur Mas cada vez está más en el punto de mira del “caso Pujol”, pidiéndole comparecer en la comisión de investigación del Parlament, seguramente para que manifieste qué sabe de aquel “Es el 3%, IVA incluido” con que su padre político recordaba a los empresarios el pago de comisiones, siendo Mas miembro destacado de su gobierno. En este panorama político siniestro, cada vez son más quienes auguran, como hace Miquel Iceta, líder del PSC, que “Artur Mas nos lleva directamente a celebrar unas elecciones anticipadas”. Esperemos que no nos lleve a algo mucho peor.
            Precisamente las elecciones, anticipadas o no, traen de cabeza a la mayoría de partidos, como sucede con las cada vez más cercanas locales y autonómicas. Mientras el propio Rajoy admite que la reforma propuesta de elección directa de alcaldes es “complicada” y reúne en secreto a la cúpula del PP para tratar la débil mejora que le dan los sondeos, ya que, como afirma, “por inaugurar carreteras no se ganan elecciones”, Rivera, por su parte, pide una cita a Rosa Díez para explorar un pacto UPyD-Ciudadanos, pensando en una menor dispersión del voto entre opciones que obviamente tienen muchas cosas en común. Las encuestas obviamente tienen a casi todos los partidos políticos soliviantados, unos para mantener e incrementar sus buenas previsiones, otros para invertir los malos augurios, intentando generar una mayor confianza en el electorado. Entretanto, en esta España pintoresca, mientras el precio de la vivienda repunta por primera vez desde 2008, se produce una segunda muerte en Madrid durante el verano que agoniza por la caída de una rama de un árbol, provocando un debate sobre las causas de este accidente reiterado. Y la guinda la pone Ballesteros al pedir, ¡a buena hora!, la repetición del juicio del caso Faisán, ya saben, el del chivatazo a ETA durante el gobierno de Zapatero, pues se queja de que lo usaron “como a un tonto”; no estaría de más que se siguiera tirando del hilo de un asunto que, al margen de la condena y liquidación judicial del mismo, deja todavía muchas incógnitas, especialmente políticas, por resolver.
            Y fuera de España llama la atención la noticia de que la UE suspende la entrada en vigor de las sanciones a Rusia, congelándolas de momento por temor a las represalias. Es obvio que para semejante viaje no se necesitaban alforjas, pues, si después de haber criticado y condenado la actuación peligrosa de Rusia en Ucrania, ahora la UE, por meros intereses económicos, decide mirar hacia otro lado y dejar las agresiones a la integridad territorial ucraniana como una actuación no merecedora de ningún tipo de acción punible contundente, se está creando un peligroso precedente para la propia estabilidad futura de Europa y de su convivencia pacífica. Entretanto, mientras los Duques de Cambridge anuncian que esperan un segundo hijo, el auge del “sí” a la independencia legal de Escocia que, según los últimos sondeos, apuntan a un serio riesgo de secesión del Reino Unido, sacude la libra, que sufre la mayor caída en más de un año, y la Bolsa de Londres, mientras crece la inquietud en bancos y en empresarios.
            No extraña que ante esta realidad kafkiana que la Humanidad en su conjunto está viviendo, cada vez haya más enganchados con los videojuegos, cuya pujanza es inevitable, convirtiéndose en la primera industria de ocio a nivel mundial. Sólo “Destiny”, el de más en boga y el más reciente, que ha valido nada menos que 380 millones, supera con creces el presupuesto de las más caras películas, convirtiéndose en la obra cultural más cara de la historia. Es obvio que, ante una realidad deprimente, es lógico refugiarse en el mundo de la ficción.
            Lo que no es ficción es la victoria de Contador en la etapa reina de La Vuelta que deja la carrera casi sentenciada a su favor. Su reforzamiento de la Farragona, la cima de la etapa reina, es inapelable. Enhorabuena. Y enhorabuena también a la Roja que golea a Macedonia por 5-1, triunfo previsible pero no por ello desdeñable.


                                               Jorge Cremades Sena