lunes, 26 de enero de 2015

CONJUROS CARIBEÑOS Y RULETA RUSA

                        En la clausura de la Convención Nacional del PP Rajoy promete bajar impuestos y alerta contra “conjuros caribeños”, garantizando la creación de empleo, la unidad de España y el Estado del Bienestar para evitar la “ruleta rusa del populismo” pidiendo a los españoles que protejan el “cambio” económico para no arriesgar lo conseguido hasta ahora con gran esfuerzo. Y lo hace coincidiendo con la contundente victoria electoral de Syriza en Grecia, cuyo líder, Tsipras, ha basado toda su campaña en un fuerte mensaje contra la austeridad. En efecto Syriza, con el 36´35% de los votos y el premio de 50 escaños, que, según la ley electoral griega, se concede al partido ganador, se queda a dos escaños de la mayoría absoluta con 149 diputados, seguido de Nueva Democracia con el 27´84% y 76 diputados y el partido de extrema derecha Amanecer Dorado que con el 6´3% y su cúpula en la cárcel consigue meterse como tercera fuerza política con 17 diputados, llamando la atención especialmente la debacle del PASOK que queda por detrás de El Río con el 6´02% y 17 escaños o los Comunistas con el 5´47% y 15 escaños. Es la decisión soberana del pueblo griego que ha generado cierta incertidumbre en el resto de países de la Eurozona ante la política agresiva contra la Troika que propugna Tsipras, entre otras cosas, negándose a suscribir los compromisos adquiridos por Grecia, en un claro desafío a las políticas diseñadas desde Bruselas. Si, incluso habiendo moderado Tsipras su discurso inicial de impagar la deuda griega y sustituirlo por renegociarla, dice ahora, tras ganar las elecciones, que el país “abandona la austeridad” y anuncia que el acuerdo con el Eurogrupo “está muerto”, no extraña que sus acreedores y socios en la UE, entre ellos Alemania que es el principal, ya le haya avisado que “no habrá ayudas si Atenas no cumple” y que el jefe del Bundesbank le pida al nuevo Gobierno griego que respete los acuerdos firmados. Tampoco extraña que su homólogo ideológico español, Pablo Iglesias, eufórico por los resultados obtenidos por Tsipras, le avise a Rajoy de que “ya se oye el tic-tac del cambio” como le ha sucedido a su colega Samaras en Grecia al quedar relegado al segundo lugar en el Parlamento griego. En fin que, al margen de la valoración que unos u otros hagan de los resultados electorales griegos, un panorama incierto se vislumbra en toda la Eurozona en los próximos tiempos. ¡Que todo sea para bien del pueblo griego y del resto de pueblos de la UE!
            En España, donde hay no pocas similitudes con Grecia pero desde luego sustanciales diferencias, por si acaso, la presidenta andaluza Susana Díaz rompe con IU y convoca elecciones adelantadas en Andalucía para marzo. Un adelanto electoral estratégico que coge a contrapié a sus socios de IU, que, tras sostenerla en el gobierno, la tachan de desleal y poco fiable, así como al PP y a Podemos, principal contrincante, hoy por hoy, del PSOE, mientras a nadie se le escapa que una victoria de Susana, más que probable, le abriría nuevos horizontes personales y partidarios. No hay que olvidar que tras las siguientes elecciones locales y autonómicas, que no hace coincidir con las andaluzas, según los inciertos resultados de las mismas pueden quedar abiertos determinados retos de cara a las generales que serán las últimas de la serie.
            En cuanto a otros asuntos, mientras se publica que Hacienda intentó localizar diecisiete veces a Oleguer Pujol, tras la confesión de su padre, en cinco domicilios distintos, su hermano Oriol implica nada menos que a Mas en gestiones que le reportaron 500.000 euros; una implicación en cobro de comisiones o tráfico de influencias, ya que se especula, según los SMS, que Mas tuteló la fuga de empresas pilotada por Oriol Pujol e indican que en el “caso ITV” el president conocía las negociaciones “desde el minuto uno”, instando la Fiscalía al juez a investigar los pagos en B al exdiputado de CiU en operaciones inmobiliarias. En fin, nuevos datos sobre al clan Pujol y sus aledaños que, una vez más, ponen en evidencia el cinismo indecente de aquella estrategia de “España nos roba” para distraer a los catalanes de la correcta identificación de quienes eran los autores del engaño y el latrocinio.
            Destacar además que, mientras en Argentina se sigue investigando el feo y turbio asunto del asesinato de Nisman, el periodista que huyó a Israel por amenazas tras desvelar la muerte del fiscal dice claramente y sin tapujos: “Me pregunto si mi tuit arruinó el plan de alguien”. Sin comentarios.

                                                Jorge Cremades Sena