martes, 13 de enero de 2015

TODO ESTÁ PERDONADO

                        En la portada del número extraordinario posterior a los atentados yihadistas del semanario “Charlie Hebdo”, bajo la frase “Tout est pardonné” (“Todo está perdonado”), en letras negras bien destacadas, aparece una nueva caricatura de Mahoma en la que el profeta, derramando una lágrima de su ojo izquierdo, sostiene en sus manos un cartel en que se declara “je suis Charlie”, como todos aquellos que, rechazando la violencia yihadista, se solidarizaron desde el primer instante con las personas asesinadas. Al margen de la confusión, calculada o no, que pueda generar la interpretación de dicha portada sobre quién perdona a quién (que cada uno saque sus conclusiones), lo que Europa no puede hacer es olvidar la tragedia. Por ello, en estos instantes, toda Europa se plantea medidas de excepción contra el yihadismo. Francia y Reino Unido consideran controles a las comunicaciones en internet; Alemania estudia retirar el carnet de identidad a los radicales sospechosos; Hollande despliega en Francia más de 10.000 soldados para prevenir ataques y se lanza al combate de la educación en los suburbios, mientras Sarkozy le pide explicaciones sobre posibles fallos; en España el gobierno busca acercar posturas con la oposición para consensuar una serie de medidas… y así sucesivamente en el resto de países europeos. Entretanto, se desarrollan reacciones islamófobas en algunos lugares, como en Dresde que, un lunes más, congrega a miles de personas para protestar, con riesgo de que tales actitudes se extiendan a otros lugares. Por su parte, en España, que aprobó en secreto en 2010 un plan para combatir a los islamistas (ya sufrimos un trágico atentado sin precedentes en Europa), once de los doce retornados de Siria están actualmente presos, aunque sólo el 10% de los salafitas detenidos acaba en prisión, en tanto que el Ministerio de Interior controla de dónde procede el dinero que reciben los presos islamistas y prohíbe que reclusos musulmanes hagan de imanes en las cárceles españolas. En definitiva, un conjunto de medidas y de experiencias que, hoy más que nunca, debieran ponerse en común sobre la mesa si queremos que el debate político, ya desatado, entre libertad y seguridad no acabe como el rosario de la aurora… Y, entretanto, los terroristas a lo suyo.
            Por cierto, hablando de terrorismo, dieciséis colaboradores de ETA (doce de ellos abogados de la banda) han sido detenidos por la Guardia Civil, rompiendo así su “frente de cárceles”, al acusarles de formar parte de la banda y ocultar casi millón y medio de euros que defraudaron en dos años. Dichos abogados daban 125 euros al mes a cada preso con dinero negro, según publica algún medio. Y ante dicha redada el Presidente de Sortu, Hasier Arraiz, ha calificado a España como “Estado terrorista” (¡qué paradoja!) y ha pedido a los vascos (utilizando el juego de palabras de la operación de la benemérita para resolver el caso) que den “jaque mate” a la Guardia Civil, por lo que, al parecer, se le investigará por si hubiese incurrido en algún tipo de delito. Aunque el delito, de entrada, es que dirigentes de partidos, supuestamente democráticos, campen a sus anchas diciendo estas barbaridades. Y, mientras tanto, el TS avalando que niños de 14 años hagan huelga sin permiso paterno…Como ven, no podemos quejarnos, casi todo nos lo tenemos bien merecido.
            En fin, en el capítulo de corrupciones, corruptelas y especialidades por el estilo, el asunto hoy viene cargado de bombo. Mientras se ha desatado una guerra abierta en IU de Madrid por el papel bochornoso que está jugando Tania Sánchez sobre su actuación personal en Rivas, en Andalucía se añaden nuevos datos sobre el abuso, por no llamarle de otra forma, de los fondos europeos, pues no hay por dónde cogerlo que tengan mucho que ver los fondos de formación con un caballo para el Rocío, con un congreso de CCOO o con unas cestas de Navidad, aunque, comparado con todo lo que ya se conoce en Andalucía al respecto, estas “irregularidades” tanto en calidad como en cantidad sean “peccata minuta”. Y de Andalucía a Madrid, donde, según los peritos, Bankia captó accionistas con su matriz ya en quiebra. Y de Madrid a Valencia, donde la gerente del Palau, Helga Schmidt, cobraba comisiones del 10%, embolsándose, entre 2008 y 2012, nada menos que 508.000 euros aparte de su sueldo. Y de Valencia a Barcelona, para poner por hoy punto y final al capítulo de la corrupción con los Pujol, pues, mientras Oriol y su mujer, tras negarse a declarar, manifiestan rotundos “somos inocentes” y se quedan tan panchos, Hacienda descubre la fortuna oculta en el Caribe de su hermano pequeño Oleguer, quien tenía dos cuentas en Curaçao (no en Cataluña, ni en España) con casi tres millones y tres sociedades en Bahamas con casi dos millones, denunciando además la Agencia Tributaria al juez su falta de colaboración para esclarecer los hechos. ¡Menuda saga la de los Pujol! Los progenitores y todos sus hijos, al parecer, incursos en diversas causas fraudulentas; todos, menos uno, por lo que no me extrañaría que quien fuera en su día Molt Honorable acabe pidiendo las pruebas de paternidad sobre éste.
            Y, en plena campaña electoral griega, mientras Rajoy planta cara en España a Podemos, nombrando portavoz de su campaña a Pablo Casado, delfín de Aznar (hay que recuperar todo lo que se pueda), el Presidente viaja a Grecia para dar su apoyo, que también lo necesita, a Samaras frente a Syriza… aunque, las malas lenguas dicen que si para el conservador griego no será peor el remedio que la enfermedad. En fin, ya lo veremos.
            Por su parte, Cristiano Ronaldo, el más feliz del mundo, tras conquistar su tercer balón de oro, que celebra con su grito de gol, afirmando que quiere alcanzar los cuatro que tiene Messi. Enhorabuena al portugués.

                                   Jorge Cremades Sena