viernes, 30 de enero de 2015

NOS HAN DECLARADO LA GUERRA

                        Tras varios días desaparecido, probablemente escondido en alguna trinchera, reaparece por fin Juan Carlos Monedero, cabeza pensante de Podemos y de la moneda común bolivariana para América Latina, y lo hace a bombo y platillo, arropado entre los suyos, en un mitin en Leganés. Ni a la llegada, ni a la salida por la puerta falsa, una sola palabra a los periodistas que se agolpaban para preguntarle por los turbios asuntos que sobre él se vienen publicando en estos días y las presuntas irregularidades sobre su clandestino pluriempleo, al margen de la Universidad Complutense, su desorbitado cobro por trabajos de consultoría internacional, su escaqueo para detraer del mismo las cantidades que pertenecerían a la propia Complutense (si le hubiera autorizado a realizarlos) y al fisco (si lo hubiera declarado como persona física y no como sociedad, constituida, supuestamente, después de haber realizado los trabajos) y su supuesto engaño o exageración en los datos que figuran en su currículo, que, en definitiva, han propiciado alguna denuncia por falsedad y delito societario y fiscal. Suficiente materia para que, como al resto de políticos, los medios le exijan una respuesta pública, más allá de lo que, en todo caso, los tribunales decidan finalmente. Sin embargo Monedero, a quien a tenor de las cuantías que percibe ya le elevan a “Billetero”, en vez de explicar sus ingresos, ante su público enfervorizado (el escenario perfecto de la irracionalidad) decide arremeter contra la prensa (es la que saca los trapos sucios), contra el Ministro de Hacienda (es quien debe velar porque cada uno tribute lo que le corresponde) y contra la clase política en general (es la casta a quien Podemos pretende desbancar del poder) anunciando en tono mitinero a los suyos que “nos han declarado la guerra” y dirigiéndose a Montoro, que no ha asistido al mitin, en tono chulesco y desafiante le advierte: “¡No te tengo miedo!”. Una voz entre el público grita “¡el pueblo está contigo!”. Monedero contesta, “gracias”. Y acaba el espectáculo. Pero lo más indecente es que semejantes actitudes provengan de quienes llevan meses arremetiendo, insultando, acusando y descalificando a todo bicho viviente justo por comportamientos poco transparentes ante la ciudadanía, calificándolos de forma despectiva como “casta”, sean de la ideología que sean, salvo si pertenecen a la difusa ideología de Podemos, que, entretanto, junto a IU y Equo pactan presentarse juntos en Madrid. Sin comentarios.
            Más conviene comentar otro asunto que tiene mucho más que ver con quienes sí han declarado la guerra de verdad. Según una nueva orden del líder del Estado Islámico del 26 de enero (según publica algún medio), la yihad exige a sus “lobos” matar más en Occidente incluso asesinando a golpes. Entretanto se conoce que los yihadistas de Ceuta tenían artefactos para un atentado masivo, por lo que la Policía anda buscando el zulo con los explosivos, para determinar exactamente el alcance de la amenaza. Es esperanzador que el Gobierno del PP y el PSOE, al parecer el lunes próximo, firmarán por fin el Pacto Antiterrorista, abierto a que se sumen otros grupos políticos, pero es lamentable que la figura penal de “prisión permanente revisable”, vigente en la mayor parte de nuestros aliados europeos, genere tantas reticencias, aunque por fin Sánchez las supera y asume con matices. Y también sería lamentable, como algunos anuncian, no suscribir el Pacto por cuestiones de forma, como, por ejemplo, no haber sido invitados al proceso negociador entre PP-PSOE, pues, aunque llevaran razón, al final lo importante es estar dentro del acuerdo en beneficio de la seguridad de todos los españoles. Peor aún si se pretende desprestigiar el Pacto Antiterrorista por la figura penal de “prisión permanente revisable” con el calificativo peyorativo de “cadena perpetua” que se aplicaba en tiempos pasados, ya que nada tiene que ver con ella (para más información, ver artículo “Cadena perpetua” publicado en Diario Información y en Blog Ojo crítico, http://jcremadesena.blogspot.com.es/ el 4 de septiembre de 2012) y sí mucho que ver en el equilibrio entre el derecho a la seguridad de la ciudadanía y el de reinserción del condenado.
            También cabe resaltar que el fiscal pide expulsar al juez que redactó la Constitución de Catalunya, argumentando que Santiago Vidal, que así se llama el sujeto, tuvo una actitud desleal ya que, como Magistrado de la Audiencia de Barcelona, incurre en falta disciplinaria muy grave, vulnerando el deber de fidelidad a la Constitución, aunque, vista la actitud de Artur Mas, no extraña nada que cada quien haga de su capa un sayo. Es lo que, al parecer, hacen también los cristianos de base, quienes solicitan que la Iglesia devuelva la Mezquita, así como otros bienes inmatriculados por los obispos españoles, sumándose así a la lucha contra las inmatriculaciones de bienes que otros grupos vienen llevando a cabo. Y, en cuanto a otros asuntos se refiere, mientras las ventas en comercios suben por primera vez en siete años (otro buen dato económico), la empresa Indra se dispara en Bolsa un 20%, tras la forzosa dimisión de su presidente Monzón por parte de Defensa, tras haber perdido el pulso contra dicho Ministerio. La noticia triste es la muerte de la actriz Amparo Baró en Madrid a los 77 años de edad, una gran pérdida sin lugar a dudas en el mundo del espectáculo que la despide con dolor y como ella merece; descanse en paz.
            Y en cuanto al exterior se refiere, mientras se da un trágico adiós de la viuda del cabo Soria, despedido como merece con todos los honores militares, resulta que Israel, al parecer, informó a la ONU del ataque en Líbano aunque luego modificó las coordenadas ya que en el aviso no se incluía la aldea en la que murió Soria. Por otra parte, mientras la UE impulsa un refuerzo de fronteras para contener el yihadismo, el Gobierno de Kiev reclama una tregua urgente tras la escalada del conflicto con los secesionistas pro-rusos, en tanto que Grecia, cuyo nuevo gobierno encabeza la resistencia a nuevas medidas, impide la aprobación de nuevas sanciones a Rusia, por lo que la UE pacta sólo una prórroga de las medidas ya en vigor y no amplía el castigo por la escalada bélica. En efecto, mientras Tsipras en Atenas promete al Presidente de la Eurocámara que Grecia no tomará “decisiones unilaterales”, en Bruselas, su flamante titular de Exteriores utilizaba su capacidad de veto a las sanciones a Rusia, no sin el aplauso de otros ministros que, por intereses particulares, no hacen ascos a mirar hacia otro lado en lo que a la actitud de Rusia en Ucrania se refiere.

                                                Jorge Cremades Sena